•   LEÓN  |
  •  |
  •  |
  • END

Una serie de homenajes que recuerdan la vida y obra del poeta leonés, Antenor Sandino Hernández, cariñosamente conocido en el ámbito artístico como “Poeta Chorotega” han sido desarrolladas por distintas instituciones culturales y de educación superior en el presente año.

De origen humilde, fue un esforzado autodidacta que nació el 23 de junio de 1899, en el barrio San Sebastián de León, hijo de Nicolás Sandino Valle y de Antonia Hernández Palma. A los 15 años inició su vida artística e intelectual, y en 1926, su primer poemario titulado “Barro Fulgente” fue el preámbulo de una extraordinaria carrera.

Según críticos literarios, el “Poeta Chorotega” es el último de los cuatro grandes de la poesía nicaragüense de esa época, después de Alfonso Cortés, Salomón de la Selva y Azarías H. Pallais.

Apatía por divulgar obras
El legado artístico y cultural de Antenor Sandino Hernández es poco conocido en las bibliotecas del país. Según la periodista Melba Sandino Centeno, hija del “Poeta Chorotega”, existe desinterés de las autoridades de educación y de cultura por promover en las nuevas generaciones el legado artístico y cultural de uno de los pocos poetas nicaragüenses que ha puesto en alto el nombre del país.

“Desde este lado de la historia se está haciendo justicia en derribar la muralla y el gas asfixiante de la incultura e ignorancia, en que se mantuvo en épocas pasadas a mi padre”, expresó Melba durante el homenaje en conmemoración a los 41 años del paso a la inmortalidad del poeta.

Del “Poeta Chorotega” hay muchas anécdotas. El poema “Sangre India” (1956) fue ganador del Concurso Nacional de Poesía, en Masaya. Dicho documento fue incluido en el libro de texto literario del tercer año de secundaria, del escritor Enrique Peña Hernández.

También recordemos, entre otros libros: “Alma a los vientos” (1945), “Tiangue o mercado indio y otros poemas” (1956), “De mis tierras las purísimas son” (1957), “El cuaderno de mi tierra” (1959), “Collares del istmo y otros poemas” (1960), “Coplas de la gigantona de mi tierra” (1964), etc.

Editarán obra agotada

En el homenaje realizado en el Paraninfo de la UNAN-León, el rector Róger Gurdián autorizó la publicación de la obra “Alma a los vientos”, que según Melba Sandino, es una de las tantas obras de las cuales no existen ejemplares, y es necesario que instituciones locales y nacionales contribuyan con su reedición.