•  |
  •  |

Un médico alemán radicado en San Juan del Sur ofrece una curiosa terapia nunca antes vista en Nicaragua: rejuvenecimiento del organismo y tratamiento de más de 100 enfermedades a partir de células madres de cordón umbilical de bebé recién nacido.

Julius Hellental, médico alemán que se identifica como especialista en oftalmología con estudios en bacteriología, abrió hace tres años una clínica en la turística ciudad, adonde asegura que llegó con fines de inversión y descanso.
Acompañado de su socio nicaragüense, el doctor Julio Sánchez Porras, el médico alemán narró que por el potencial turístico de la zona, y la afluencia cada vez más de una nueva modalidad de viajes, el llamado turismo médico, estableció la clínica

“Curismo”, fusión de “cura” y “turismo”

Ahí, dice él, se practica una terapia a base de células madre provenientes del cordón umbilical de recién nacidos. Según ellos, el ejercicio es una alternativa de medicina regenerativa que hace “una limpieza y regeneración” a todo el organismo humano.

¿De qué se trata?
En concreto, ellos dicen que una célula madre es aquella que es capaz de generar fácilmente otras similares que se pueden emplear para regenerar tejidos que con el paso del tiempo, se van degenerando y causando muchas de las enfermedades humanas y la muerte de los tejidos que forman el cuerpo.

La oferta médica permite a los pacientes, de acuerdo con la explicación de los doctores Sánchez y Hellental, que con un tratamiento de tres meses se rejuvenece el organismo en promedio de 10 años, eliminando múltiples enfermedades crónicas y previniendo la aparición de otras.

Ellos explicaron que la terapia está conformada básicamente por los siguientes componentes: una vacuna autoinmune a partir de la propia sangre del paciente, una serie de inyecciones de concentrado de células madre provenientes de cordón umbilical de un bebé recién nacido, un plan de corrección de la alimentación para fortalecer la absorción de los nutrientes de los alimentos, tratamiento antibióticos y  la organización de un plan de ejercicios cardiovasculares.

Según Hellental, en sus 30 años de estudios y prácticas del ejercicio, la terapia “ha demostrado ser inofensiva” y “eficaz en el rejuvenecimiento total del organismo, aproximadamente en 10 años menos, por la regeneración en los tejidos dentro un amplio abanico contra de las enfermedades y padecimientos que son sensibles al nuevo tratamiento”.

No hay dilemas éticos ni contraindicaciones
Los médicos aseguraron que no existen, en sus propuestas de alternativas científicas, dilemas éticos en torno a la utilización de residuos humanos como son los cordones umbilicales, “ya que generalmente en los hospitales y casas de maternidad éstos son incinerados o enterrados juntos a desechos médicos, después de las labores de parto”.

De acuerdo con el médico alemán, la “terapia de células madres de cordón umbilical” se usa en el Primer Mundo para curar y tratar enfermedades crónicas, especialmente reumatismo, esclerosis múltiple, infarto cerebral y cardiaco, cicatrices en el músculo cardiaco por infarto anterior, daños en los tejidos por tumores y artralgias en particular de las rodillas.

La aplicación curaría, además --de acuerdo a la exposición realizada a EL NUEVO DIARIO--, hernias discales, impotencia sexual, Alzheimer, parálisis cerebral, asma, enfermedades reumáticas, derivadas por bacterias, degeneración macular, desprendimiento de retina, lupus eritematoso, de parálisis por secuelas de accidentes, herpes, tumores, próstata, piel, alopecia, trastornos del ritmo cardiaco, trastornos de pánico, autismo, enfermedad diabética, Parkinson, epilepsia, migraña, anorexia…

Hellental explicó que la sangre contenida en el cordón umbilical es rica en células madre, considerando a éstas como células maestras capaces de crear los componentes principales de la sangre humana de la médula ósea y del sistema inmunológico del cuerpo, “ya que los glóbulos blancos, los glóbulos rojos y las plaquetas se derivan de las células madre”.

La capacidad de auto renovación
“Las células madre están dotadas de la capacidad de auto renovación, es decir, de producir más células madre, y, al mismo tiempo, de originar células hijas que se convertirán finalmente, por diferenciación, en los distintos tipos celulares especializados, y éstas se encuentran en la médula ósea y en la sangre del cordón umbilical”, dijo.

“Éstas son obtenidas a través de un proceso cuidadosamente selectivo sobre la idoneidad de los donantes (cordón umbilical de recién nacidos); como demuestran innumerables estudios, estas células son inofensivas, y con un alto poder regenerativo de los tejidos, por lo que su aplicación resulta en la cura de tejidos enfermos en todo el organismo”, indicó Hellental.

Según los galenos, hasta la fecha --desde la apertura de la clínica-- se han tratado unos 200 pacientes, principalmente turistas extranjeros y habitantes de la zona, que según sus exposiciones, “pueden dar fe de los resultados”.

Ellos aseguran que están en un proceso legal para crear un marco de habilitación con el Ministerio de Salud, Minsa, para regular y supervisar la práctica, diseñar un sistema de estándares que permita habilitar las terapias, así como para la creación de un banco de padres sanos que autoricen la donación del cordón tras una sesión de parto.