•   Bluefields / END  |
  •  |
  •  |
  • END

El diferendo entre Nicaragua y Costa Rica podría ser el telón de fondo del drama que sufren unos niños en una escuela de Costa Rica, al parecer víctimas de la xenofobia.

La señora Esteljive González Blanco, de 57 años, abuela de 4 niños que permanecen en el Patronato de la Infancia de Tibás, San José, Costa Rica, denuncia que sus nietos están siendo maltratados y amenazados en esa institución.

“Queremos a los niños en nuestra tierra, porque las cuidadoras del PANI (Patronato Nacional de la Infancia) los están humillando, relata angustiada la abuela, con certificados de nacimiento y fotos de los menores.

Se trata del drama de Lidia del Carmen Rosales González, de 41 años, y con más de tres años de residir en Costa Rica. Ella es hija de doña Esteljive, quien nos dice que su hija es una madre soltera, pobre, extranjera y con cinco hijos que debe mantener.

“Ella se dedica a la venta de artículos de vestir, pero ahorita está dedicada a la cosecha del café, entonces ella se metió a ese trabajo, y parece que una nueva vecina que llegó al barrio Corazón de Jesús, de La Uruca, en la provincia de San José, la denunció por supuesto abandono, llegó el patronato y le quitó a los cuatro niños”, relata la madre, comentando que a partir de ahí su vida se ha convertido en un calvario, porque los niños son severamente castigados.

Menor hospitalizado
Vía telefónica nos comunicamos con Lidia del Carmen sobre los supuestos actos de maltrato, y nos dijo: “Vea señor, yo no aguanto esta situación, mis chiquitos estaban sanos y ahora están siendo maltratados; mi niño Álvaro Morales Rosales, de dos años y medio, se encuentra hospitalizado en el Hospital del Niño (San José), tiene sus ojos morados e inflamados --como que fue golpeado-- y sufre de crisis de asma”.

Señala angustiada que también su hija Keydelin Morales Rosales, de cuatro años, tiene su labio partido, y las de la guardería le quitaron una muñeca que llevó de regalo a la pequeña.

Aseguró que una de sus niñas le dijo que las mujeres que la cuidan le dijeron que si le decía algo les iba a pasar como le ocurrió a Natividad Canda, y cuando su hermanito comienza a llorar, los meten en una tina de agua fría y les dicen: “Ya les vamos a echar los perros”.

Los cuatro niños que permanecen en el PANI de Tibás, son: Blanca Azucena Proveedor Rosales, de 11 años; Zelena Yaritza Proveedor Rosales, de 12 años; Álvaro Javier Morales Rosales, de dos años, nacido en Costa Rica, y Keylin Yubelsi Morales Rosales, de cuatro años.

Burla e indiferencia

Doña Esteljive González Blanco, quien se presentó en compañía de sus hijas, dice que esta situación está ocurriendo desde hace más de un mes, y acudieron a EL NUEVO DIARIO porque ya no tenían otra salida.

“Hemos visitado todas las instituciones, incluyendo políticos del gobierno, pero aún no recibimos ninguna repuesta, y queremos que los niños estén con nosotros lo más pronto posible”.

La familia González Blanco dice que lo único que han recibido del Ministerio de la Familia de Bluefields es “burla e indiferencia”, pues les decían: “Seguro su hija es una gran borracha”, “Ese proceso va a dilatar, hace años está esperando una repatriación de un chavalo”, entre otras expresiones nocivas.

Pero la delegada del Ministerio del Familia, Aleyda Mendoza, dice que el caso está en manos del Ministerio de la Familia en la sede nacional.