•   JALAPA, NUEVA SEGOVIA  |
  •  |
  •  |
  • END

Una treintena de mujeres asociadas a la fundación Oyanka se plantaron en la mañana del lunes frente al Centro de Salud “Pastor Jiménez”, de este municipio, para protestar por la impunidad que goza el actual director del Minsa, Ramón Iván Zeledón Sanabria, por supuestos abusos sexuales que habría cometido en perjuicio de dos pacientes, ocurridas hace más de cuatro años.

Una parte de los empleados del centro salieron a la calle a defender al funcionario, argumentando que como 2011 era un año electoral, entonces buscaban cómo manchar la imagen de Zeledón, como un cuadro político del FSLN.

Al menos dos casos que conoció el organismo defensor de las mujeres en 2006, consisten en que el médico solicitaba con insistencia a jóvenes embarazadas, “juegos sexuales” en el momento que ellas acudían a control de prenatal.

María Elena Rivera, Directora de Oyanka, dijo que el propio victimario se encargó de mostrarle al comunicador de este organismo un escrito del Ministerio Público, en cual le certifican que han desistido de la acusación “por falta de pruebas” por el presunto delito de acoso sexual contra una de las pacientes.

Amenazaron con negarles asistencia médica

En un segundo caso, la víctima desistió por voluntad propia, debido a presiones no especificadas que recayeron sobre su familia.

Dijo que las mujeres que se han solidarizado con las víctimas continuarán su protesta en enero, esta vez ante el Ministerio Público de la ciudad de Ocotal, “para que se visibilice que están estos casos estancados”.

Rivera manifestó la preocupación porque las mujeres campesinas que participaron en la protestas, fueron amenazadas con negarles asistencia médica por parte de algunos empleados del Minsa. “Aquí que no vengan esas garrapatosas”, expresó uno de los empleados de Salud que se constata en la grabación de un vídeo.

Además de romper delante de las mujeres un ejemplar de EL NUEVO DIARIO, donde se publicó señalamientos públicos contra este funcionario del Minsa de Jalapa, realizados en un evento médico en Managua, también los trabajadores que lo defienden pidieron a los medios de comunicación no continuar publicando noticias sin tener pruebas, a pesar de que las denuncias están empapeladas en el Ministerio Público.