•   Tuxtla Gutiérrez- México /AFP  |
  •  |
  •  |

Decenas de migrantes que viajaban en un tren de carga hacia Estados Unidos fueron secuestrados la semana pasada en el sur de México por un grupo armado, denunciaron el martes el gobierno salvadoreño y responsables de albergues humanitarios mexicanos.

La cancillería de El Salvador denunció este martes que 50 migrantes de distintas nacionalidades fueron secuestrados el 16 de diciembre por un grupo armado que obstruyó con palos y piedras la vía férrea, a su paso por la localidad de Chahuites, en el estado mexicano de Oaxaca.

El número de secuestrados podría llegar al centenar, en su mayoría hondureños, según testimonios de migrantes que escaparon al asalto, declaró telefónicamente a la AFP el sacerdote Heyman Vázquez, director del refugio ‘Casa del Migrante’, en Arriaga, ciudad de donde partió el tren, a 230 km de la frontera con Guatemala.

El gobierno mexicano no ha emitido una reacción oficial a la denuncia salvadoreña. Sin embargo, un funcionario de prensa de la Secretaría (ministerio) de Relaciones Exteriores confirmó a la AFP que las dependencias gubernamentales responsables de Migración están investigando la denuncia.

“Por los testimonios que nos han dado, en el tren viajaban cerca de 300 migrantes”, indicó Vázquez, quien agregó que los huidos calcularon que los secuestrados “serían cerca de cien, en su mayoría hondureños”.

El asalto fue realizado por “un grupo de diez hombres con armas de grueso calibre y machetes, que se llevó en camionetas a los migrantes”, añadió el sacerdote.

Según los testimonios citados por Vázquez, poco antes del asalto el tren pasó un control policial donde autoridades detuvieron unas 80 personas.

Los migrantes que lograron escapar al asalto llegaron en pequeños grupos a los refugios ubicados en la zona.

Sacerdote amenazado

En uno de esos refugios, “Hermanos en el Camino”, en Ixtepec, otra población cercana al sitio del asalto, permanecen 19 de ellos, para quienes su director, el sacerdote Alejandro Solalinde, pidió protección oficial.

Solalinde denunció que el fin de semana hombres armados que se identificaron como miembros del grupo narcotraficante ‘Los Zetas’ y de la ‘Mara 13’, una pandilla que actúa en varios países de Centroamérica, llegaron hasta el refugio y le pidieron “entregar a los centroamericanos o atenerse a las consecuencias”.

Según autoridades mexicanas, cerca de 500,000 emigrantes intentan cada año llegar a Estados Unidos cruzando México. Se estima que 20,000 de ellos sufren secuestros según un estudio realizado por la estatal Comisión Nacional de Derechos Humanos, entre 2008 y 2009.

Los secuestradores piden rescate a las familias de los migrantes en sus países de origen o en Estados Unidos, en un delito con el que consiguen recaudar hasta 50 millones de dólares al año, según ese informe.

En agosto, 72 migrantes de cinco países de Centro y Sudamérica fueron asesinados en un rancho del noreste de México, cerca de la frontera con Estados Unidos, en la mayor matanza de la historia reciente en el país.

Esa masacre fue atribuida a ‘Los Zetas’, una organización conformada por antiguos militares que en los años noventa se unieron a un cartel del narcotráfico como pistoleros.

México niega versión

El gobierno mexicano aseguró que carece de “sustento” la versión de que decenas de migrantes centroamericanos fueron secuestrados al sur del país en un asalto a un tren, como denunciaron el gobierno de El Salvador y organizaciones humanitarias mexicanas.

“Sin sustento la versión sobre un supuesto asalto y secuestro de migrantes en Oaxaca (sureste). No se encontraron antecedentes que confirmen las versiones” de la cancillería salvadoreña y dos organizaciones civiles mexicanas, afirmó en un comunicado la secretaría de Gobernación (Interior).

Tras consultar a autoridades locales y federales, así como a la compañía ferroviaria, añadió Gobernación, se concluyó que “el tren de carga no fue interceptado ni detuvo su camino” hasta el momento en que llegó a un reten policial, donde fueron detenidos 92 migrantes indocumentados.