Sayali Baca
  •  |
  •  |
  • END

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua protestó enérgicamente al órgano homólogo costarricense por la incursión de medios navales y de una aeronave a territorio nicaragüense, lo cual fue considerado una provocación en medio de la crisis fronteriza entre ambos países.

Una carta enviada al Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la República de Costa Rica, detalla cómo medios de la Fuerza Naval del Ejército de Nicaragua en sus labores de vigilancia y patrullaje en contra del narcotráfico, avistaron dos medios navales con la bandera de Costa Rica. El hecho ocurrió el pasado martes 21 de diciembre a las 10 y media de la mañana. La naval nicaragüense quiso interceptarlos, pero ellos incursionaron en aguas costarricenses, donde había otros dos navíos.

Cuatro horas después, efectivos del Destacamento Militar Sur, ubicados en el puesto fronterizo de El Delta, en Río San Juan, observaron una aeronave Cessna que venía del sector del río Colorado, lo cual se considera una violación al espacio aéreo nicaragüense, pese a que luego regresaron a territorio costarricense.

“Ambos hechos constituyen provocaciones que no contribuyen a la búsqueda del diálogo franco y abierto, ni al entendimiento que promueve el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, razón por la cual este Ministerio exige a las autoridades del Honorable Gobierno de la República de Costa Rica evitar que hechos de esta naturaleza y gravedad vuelvan a producirse”, explica la carta.

Costa Rica rechaza protesta

El Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de Costa Rica rechazó la protesta de Nicaragua, mediante un comunicado que colgó en su sitio Web. Esto pese a que, según ellos, no han recibido la comunicación por medios oficiales.

La Cancillería tica asegura que a la hora estimada por Nicaragua no estuvo ninguna nave del gobierno costarricense. Además, señalan que en los detalles de la supuesta incursión aconteció a dos millas náuticas de Punta de Castilla, por lo que argumentan que de acuerdo con el artículo 4 del Tratado Jerez-Cañas, se establece que la Bahía de San Juan del Norte es común a los dos países, y, por consiguiente, también le corresponde su defensa.

Adicionalmente destacan que tampoco hubo sobrevuelo de alguna aeronave en espacio aéreo nicaragüense, por lo que no ven fundamento a la protesta de Nicaragua.

Costa Rica cambia su discurso y ahora no habla de supuesta incursión nicaragüense en Isla Calero, sino en Isla Portillo. El país vecino insistió en que Nicaragua debe retirarse de la zona del conflicto en el Caño Harbour Head, en la desembocadura del Río San Juan. Su principal respaldo, la resolución de la Organización de Estados Americanos, OEA.

La Cancillería nicaragüense no sólo habría enviado la protesta a San José, sino que el canciller Samuel Santos se quejó públicamente de “la posición belicista, activista y exagerada de Costa Rica”, que no quiere dialogar sin condiciones.

Vicecanciller tico Roverssi: “Santos es un descarado”

Estas declaraciones, el vicecanciller de Costa Rica, Carlos Roverssi, las respondió llamando “descarado” a Santos, demostrando una vez más su actitud irreconciliable, porque hace días le dijo a Nicaragua que los ticos “no somos pendejos”.

“Me parece que es muy descarado de parte del canciller Santos venir a reclamar cosas de ese tipo, a decir que nosotros nos hemos militarizado, aquí el único Ejército invasor es Nicaragua, eso ha sido claramente demostrado, y lo que Costa Rica está haciendo --que fue anunciado públicamente por la Presidenta--, es reforzando la policía de fronteras, previendo cualquier actitud sospechosa belicista no sólo del gobierno de Nicaragua, sino del narcotráfico internacional al que tanto ellos han denunciado”, ripostó en una entrevista de radio.

Hasta el medio día de ayer, Costa Rica no había respondido a la protesta, según informó la relacionista pública de la Cancillería, Vilma Aburto, pero no pudimos volver a comunicarnos sobre el desconocimiento de la Cancillería de la carta por medios oficiales.