•   RIVAS  |
  •  |
  •  |
  • END

Gilbert Antonio Vanegas Vargas, el hombre al cual los magistrados del Tribunal de Apelaciones de Granada le revocaron una sentencia condenatoria de diez años, era --según la acusación presentada por el Ministerio Público-- el dueño de 218 kilos con 345 gramos de cocaína, que se incautaron entre el 1 y el 2 de noviembre de 2008, en el sector de El Astillero, en el municipio de Tola.

La versión del Ministerio Público fue reforzada después del vasto operativo denominado “Diriangén Dos”, que implementó en el municipio de Tola la Policía Nacional en conjunto con el Ejército.

Mediante seguimiento de la Dirección de Investigaciones de Droga, conocieron que un grupo organizado dedicado a apoderarse de droga de narcotraficantes se trasladaría al sector de El Astillero para sustraer una droga que desembarcaría en un antiguo centro de acopio de mariscos, y cuyo cargamento pertenecía, según la acusación, a Vanegas Vargas.

Sin embargo, producto del operativo “Diriangén Dos”, que se extendió por más de veinte horas, fueron capturados la banda que robaría la droga con todo y los tacos de cocaína, y el mismo Vanegas Vargas, quien antes de ser capturado llegó a la Policía a denunciar que le habían robado una camioneta Nissan. Ésta tendrá que ser regresada a su dueño, ya que así lo estipularon los magistrados Alejandro Estrada, Ligia Rivas y Julia Selva, en su sentencia número 40, emitida el seis de diciembre, y en la cual ordenan revocar la sentencia condenatoria de Vanegas Vargas, y ordenan su inmediata libertad, lo cual aún no ha sido cumplido.

De acuerdo con la acusación, Vanegas Vargas pretendía trasladar la droga que descargarían en la bahía de El Astillero en la camioneta Nissan, y en una Land Crusier, blanca, placa CZ1464, pero la droga fue sustraída por la banda guiada supuestamente por Siézar Robles, cuyos miembros no corrieron largo, ya que fueron detenidos en los retenes que ya tenían la Policía y el Ejército.