•  |
  •  |
  • END

Una bacteria que se multiplica de forma común en la carne de las aves, es la primera sospechosa de causar la intoxicación de los 121 niños de la Escuela Redes de Solidaridad, en el asentamiento Nueva Vida, de Ciudad Sandino. El alcalde de este municipio, Raymundo Flores Genet, reveló detalles de un informe preliminar que rindieron anoche las autoridades de Salud de esa localidad.

“Tiene un nombre complicado que ahora se me olvida, pero es una bacteria que se reproduce comúnmente en la carne de las aves. Esa es la principal sospecha, porque ya casi está descartado de que sea el agua”, dijo Flores Genet, luego que fuera rendido este informe a las siete de la noche.

El edil precisó que se trata de un “resultado preliminar de las muestras obtenidas en el lugar de los hechos”, que fue ofrecido a las autoridades de la zona por el director del Hospital de Ciudad Sandino, doctor Zamir Aguilar.


Atentos por posible epidemia
Flores se declaró “atento” a esta situación que desde el pasado miércoles dejó un total de 121 niños con problemas estomacales, ya que podría generar un posible brote de epidemias que sería catastrófico para este municipio, por su frágil sistema de salud.

Subrayó que todos los resultados de los análisis de laboratorio apuntan a que se trata de un problema por ingesta de alimentos, según los especialistas, pero falta analizar la última prueba que se le aplica al agua del pozo, que todavía se encuentra en un proceso de cultivo para conocer el comportamiento de dicha bacteria.

“Ellos (los médicos) casi nos descartaron el agua y los tallarines que consumieron los niños, y se inclinaron más por la presencia de esta bacteria en la carne del pollo, pues tiene un patrón común de presencia en este tipo de carnes en descomposición, la que usa como caldo de cultivo. Pero falta escuchar la última palabra de los médicos, porque los exámenes no han terminado”, dijo el edil.

El alcalde de Ciudad Sandino ayer constató que de todos los niños atendidos de emergencia en las diferentes unidades de Salud, se mantenían internos, y en observación sólo dos en el Hospital “Fernando Vélez Paiz”. Además, visitó la escuela referida para recabar mayor información y detalles del caso.


Problemas con abastecimiento de agua
EL NUEVO DIARIO ayer pudo comprobar los mismos datos del alcalde. Esta escuela tiene contratado un servicio de agua potable de Enacal, pero el líquido sólo les llega por 12 horas y por eso decidieron construir su propio pozo artesanal.

“Yo realmente me solidarizo con este organismo (Redes de Solidaridad), porque ha sido muy afectado con toda esta situación, y es uno de los pocos que está haciendo algo, por no decir demasiado, por Nueva Vida”, agregó Flores.

Reiteró que Redes de Solidaridad es un organismo que ha apoyado mucho a este municipio, con un comedor infantil, la escuela en mención, una fábrica de bloques, un proyecto de crianza de cerdos y otras iniciativas de vivienda que han llevado desarrollo a esta zona donde nadie quiere entrar, “por eso veo lamentable, para ellos y nosotros, lo que está pasando con una escuela que les ha costado tanto esfuerzo”, precisó.

El Ministerio de Educación ayer deslindó responsabilidad en este problema. “El ministerio no tiene ni la más mínima responsabilidad, pues parece ser que la causa de la infección fueron los tallarines y no es un producto que distribuye el Mined”, dijo el titular de esta cartera, Miguel De Castilla.

Comentó que el Mined, a través del Programa Integral de Nutrición Escolar (PINE), realiza un control exhaustivo de los alimentos que distribuye en los diferentes centros escolares del país, lo cual es certificado por el Ministerio de Salud y laboratorios especializados, para garantizar la inocuidad de los mismos.

“Los productos alimenticios que se entregan a los centros escolares son: arroz, frijoles, aceite, cereal y maíz, lo que constituye un aporte del 30 por ciento de la dieta diaria de la niñez y no representa peligro por sus características, ya que no son sensibles a la descomposición y provocar intoxicación”, dijo De Castilla.

El funcionario afirmó que a nivel nacional este programa beneficia a 995 mil niños de preescolar y educación primaria con raciones alimenticias.


Minsa debe supervisar comedores
Por su parte, la procuradora de la Niñez, Norma Moreno, aseguró que solicitará al Ministerio de Salud (Minsa) que vigile con mayor constancia y detenimiento los alimentos que se elaboren en los centros escolares y comedores infantiles, para evitar otras intoxicaciones como la sucedida en el colegio de Ciudad Sandino.

“Es importante que si este gobierno está incorporando un programa alimentario y hay voluntad política, podrían dar seguimiento a las donaciones en cuanto a su calidad. No creo que haya mala voluntad por parte de los donantes, sin embargo, los cargamentos deben ser revisados por parte de las autoridades de Salud pública”, dijo la funcionaria.

Moreno consideró que en un país subdesarrollado como el nuestro, las donaciones para los comedores infantiles son de gran importancia para combatir la desnutrición de los menores en edad escolar, pertenecientes a familias muy pobres.


Mejores prácticas de higiene
En tanto, De Castilla señaló que para evitar este tipo de situaciones se deben realizar mejores prácticas higiénicas, tanto en la manipulación de los alimentos y los hábitos saludables en los niños.

El ministro expresó que se debe enseñar a los niños a lavarse las manos, y que el alimento escolar no sólo debe verse con fines nutritivos, sino también con fines educativos y culturales. Indicó que es una oportunidad para que se eduquen los maestros, cocineros y los mismos estudiantes.

“Tenemos más de nueve mil escuelas en todo el país, somos el sistema más grande y debemos vigilar para que no sucedan hechos lamentables como este. Estamos a la espera de lo que diga el Minsa y así determinar lo que causó la intoxicación, ya que hasta nuestros productos están siendo investigado en el laboratorio”, concluyó el ministro de Educación.