•  |
  •  |
  • END

La comunidad católica del barrio San Francisco, en Diriamba, se dio cita este 24 de diciembre para revivir el pasaje bíblico del nacimiento de Jesucristo, a través de una alegre pastorela.

Según Agustina Bolaños, organizadora de la actividad, por cuarto año consecutivo realizaron el tradicional “pase” en el que los niños congregados en los “Amigos de Jesús y de María” y en la “Infancia misionera San Francisco”, adoptaron el rol de los personajes que según los evangelios bíblicos estuvieron relacionados con la natividad de Cristo.

Previo a esta actividad culmen, durante nueve días hicieron las tradicionales posadas, en las que niños vestidos de José y María fueron de casa en casa pidiendo albergue para que naciera el salvador del mundo.

Eran las 4:30 de la tarde cuando un soldado entró en escena para leer el edicto mediante el cual César Augusto ordenaba un censo de población. Para dar cumplimiento a la orden del emperador, José y María viajaron desde Nazareth en Galilea hacia Belén en Judea. Esta escena marcó el inicio del recorrido en el que José y María anduvieron por las calles, rodeados de angelitos, pastorcitos y pastorcitas.

Asimismo, en uno de los hogares se escenificó el anuncio del ángel a los pastores acerca del nacimiento de Jesús. Ahí, los noveles actores cantaron “Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres”, y luego prosiguieron su recorrido.

Los habitantes salían presurosos, atraídos por la música de filarmónicos y apreciaban la gracia de los pequeños que usaron vestimentas a la usanza de la época.

Después de andar todas las calles del barrio, un nicho simulando el portal de Belén, acogió a los peregrinos, ahí recostaron al niño en el pesebre y luego los Reyes Magos siguieron su guión ofreciendo los presentes que llevaban a Cristo.