•   Bilwi/ RAAN  |
  •  |
  •  |
  • END

Representantes de unos 5 mil campesinos mestizos asentados en las márgenes del Río Kukalaya, Región Autónoma del Atlántico Norte, amenazan con paralizar la circulación vehicular en las principales carreteras de esta zona del país, a partir del 1 de enero de 2011, si el Estado nicaragüense no les garantiza títulos de propiedad agraria a 2 mil 549 familias que en junio protagonizaron una protesta para que les reconozcan su derecho a un parcela de tierra para cultivarla.

En un comunicado emitido a mediados de este mes, los representantes de los campesinos mestizos expresan su preocupación, ya que el Procurador General de la República, Hernán Estrada, se pronunció diciendo que los demandantes de un título están ubicados en territorios indígenas y, por lo tanto, sólo pueden tener una parcela en calidad de arriendo pero no pueden ser propietarios de las mismas.

Vicente Zúñiga Soto, uno de los dirigentes de los mestizos, opina que la Ley 445 sobre Régimen de Propiedad Comunitaria de los Pueblos Indígenas y Afrodescendientes de la Costa Atlántica es discriminatoria, porque niega el derecho de los mestizos a poseer “un pedazo” de tierra.

“Además, muchos finqueros han comprado parcelas a dirigentes indígenas de la zona, sin embargo, la ley antes mencionada, establece que los territorios comunitarios no pueden venderse ni hipotecarse”, señaló Zúñiga, quien reclama un trato justo para los mestizos nacidos en la Costa Caribe que, según él, también tienen derecho a la tierra.

Recientemente, el procurador Estrada denunció que varios abogados costeños, entre ellos Cristino Aguilar Tinoco y David Rocha Rocha, se han dedicado a elaborar grandes cantidades de títulos de propiedad agraria ilegales. Incluso, algunos dirigentes indígenas han demandado que el Estado suspenda el protocolo a estos abogados.

Vicente Zúñiga sugiere que el Estado aplique una reforma agraria indemnizando a los indígenas cuyas tierras están ocupadas por mestizos y que a cada campesino le entreguen una parcela de 50 ó 100 manzanas.

“Se debe crear un registro para procesar por la vía penal a aquellas personas que reciben lotes y después los venden para seguir reclamando tierra en un ciclo sin fin”, recomendó Zúñiga, quien reconoce que algunos acaparadores de parcelas tienen hasta mil manzanas escudándose en testaferros. Finalmente, Zúñiga señaló que existen campesinos mestizos de otros territorios de la RAAN que están dispuestos a participar en una eventual protesta para reclamar su derecho.