•  |
  •  |
  • END

Las estafas al Instituto Nicaragüense de Seguros y Reaseguros (Iniser) por medio de accidentes “fantasmas” son más de los que reportó el auditor interno René Jarquín Cuevas en el informe que envió a la Contraloría y por el cual se aprobó una auditoría especial solicitada por el titular de la aseguradora estatal, Eduardo Halleslevens.

EL NUEVO DIARIO conoció un caso más que no fue incluido en los seis que refleja el informe de Jarquín Cuevas y que da lugar a pensar que podrían ser decenas de accidentes los que se han reportado, pero que realmente nunca existieron.

Ahora se trata de un supuesto accidente ocurrido el 22 de noviembre de 2007, de la Rotonda de la Colonia del Periodista 300 metros al sur. Ahí la camioneta Mazda, color rojo, placa M 009956, que conducía Abel Antonio Espinoza Baca, colisionó contra el vehículo placa M 059133, conducido --de norte a sur-- por Mario Alfonso García Espinoza.


Del Distrito Tres
Sin embargo, la camioneta nunca ha sido chocada y lo que hicieron fue reportarla en el incidente para cobrar el Seguro de Daños a Terceros perteneciente a Domingo Collado Silva, afirma su esposa Marta Regina Gaitán.

Al Distrito Tres de Policía de Managua correspondía investigar el accidente, donde le dieron de baja deshonrosa al capitán Gerardo José López, quien se vio involucrado en el caso de los accidentes “fantasmas” de los que ha sido víctima el Iniser, según la jefa de la Policía, primera comisionada Aminta Granera.

El mismo 22 de noviembre de 2007, la red de presuntos estafadores reportó otro caso fantasma: el que sí aparece en la auditoría interna de Iniser y se conoce en los expedientes con el código RCOB-2190-07, que involucra al ciudadano de Matagalpa Arcenio Vidal Mendoza, con una camioneta que no es de su propiedad.

La señora Gaitán dice que se enteró del asunto el pasado 20 de febrero, cuando hasta su casa se presentó un agente de Iniser a informarle que su camioneta estaba involucrada en un accidente ocurrido en noviembre del año pasado.

“Yo le dije que era imposible, porque la camioneta jamás ha sido chocada y no conocemos a ninguna de las personas que aparecen involucradas”, relató Gaitán a EL NUEVO DIARIO.

Agregó que su marido trabaja en Siuna y que viene a Managua cada 20 días, y que en la fecha en que se dio el incidente, el jueves 22 de noviembre, no estaba en la capital.

Explicó que la camioneta ni siquiera queda en manos de ella, sino que la dejan parqueada siempre en el estacionamiento de las oficinas de Enatrel, donde trabaja su esposo. EL NUEVO DIARIO fue hasta esas instalaciones y constató que el vehículo se encuentra aparcado en el sitio.

“El agente me dijo que habían cobrado el Seguro de Daños a Terceros de mi esposo y que si él por alguna circunstancia --Dios no lo quiera—chocara, no habría manera de cobrar ese seguro. Yo le dije que no era posible eso, porque nosotros habíamos pagado por ese seguro, y quedaron de resolvernos, porque están claros que existe una red que los ha estado estafando”, dijo Gaitán.


Cobraron fantasmas
Quien cobró la póliza de Seguro de Daños a Tercero número 13843, según la investigación de Iniser, fue Mario Alfonso García Espinoza.

De acuerdo al padrón electoral, la única persona con esta identidad tiene la cédula número 565-260165-0000L, y reside en Caserío “La Punta”, ubicado en el municipio de Tola, Rivas. El conductor del otro vehículo involucrado en el supuesto accidente, Abel Antonio Espinoza Baca, no aparece registrado en el padrón del Consejo Supremo Electoral.

“La persona de Iniser me dijo que cobraron la póliza argumentando el daño del otro vehículo y adjuntando un informe de la Policía de Tránsito”, denunció Gaitán.

Su esposo, y dueño de la póliza, Domingo Collado, desde Siuna dijo que lo más extraño es que la póliza se venció en diciembre del año pasado, y cuando fue a renovarla a la Policía de Tránsito no le dijeron nada del percance. Es decir, todavía le permitieron pagar para renovarla a pesar de que ya la habían cobrado.

“Es imposible que mi camioneta haya estado involucrada en un accidente, porque yo no se la presto a nadie y menos a esa persona que dicen que iba manejando, es totalmente falso y es más, yo renové la póliza y nunca me dijeron nada”, dijo Collado

Es sólo la astilla del árbol
Pero el reporte de accidentes o siniestros “fantasmas” en las aseguradoras es un tema del que no quiere hablar nadie. La red que supuestamente ha estado estafando a la aseguradora estatal ha sido capaz, entre otras cosas, de convertir a una humilde maestra de medio tiempo en la dueña de un lujoso Peugeot.

Las autoridades policiales, en el caso de los choques, sólo indican que se encuentran investigando a los responsables de Tránsito a nivel nacional, y en las empresas de seguros algunos optan por no hablar públicamente y otros niegan de manera escueta que se hayan reportado hechos de esta naturaleza.

“No tenemos en nuestras estadísticas reportes de este tipo de hechos, es todo lo que puedo decir”, expresó el jefe de reclamos de pólizas de Seguros América, Yamil Moreno, cuando le preguntamos si tenían casos como los de Iniser.

“No hay nada de eso, nosotros siempre verificamos bien las cosas para evitar problemas con los clientes”, respondió una joven que trabaja en el departamento de reclamos de seguros de Bancentro-Lafise.

“Me indican que Metropolitana no ha tenido problemas de ese tipo”, dijo Reina García, trabajadora del Departamento Seguros de esa compañía, cuando le consultamos del asunto por teléfono.


El caso Doña
Al parecer, este tipo de ilícitos no es nada nuevo. Róger Doña Angulo es un profesional de seguros que sigue esperando que el jefe nacional de Tránsito, comisionado mayor Ramón Avellán, responda a una carta en la cual pidió que le enviara la documentación que soporte cuatro accidentes que se dieron entre noviembre de 2004 y julio de 2005, en los que se presentaron Pólizas Automáticas de Seguros Obligatorios de Licencia Profesional, supuestamente vendidas por él.

Doña señala que esas pólizas forman parte de una serie de documentos que fueron sustraídos ilegalmente de sus oficinas el 23 de septiembre de 2004 por funcionarios de Iniser, específicamente por Augusto Zapata García, quien se presentó con el supuesto de realizar auditoría en las pólizas de la aseguradora estatal.

Zapata se hizo acompañar de Ruth Díaz Fuenmayor, funcionaria de ventas de la aseguradora, quien no estaba acreditada ni facultada para auditar.

Explica que entre la documentación que se llevaron funcionarios de Iniser están pólizas de seguro de la empresa Metropolitana en blanco, que después la aseguradora dijo habían sido vendidas por el denunciante.

Avellán dijo vía telefónica a EL NUEVO DIARIO que nunca recibió esas cartas, por lo que desconoce los accidentes a los que se refiere Doña. La carta del profesional de seguros, de la que tenemos una copia, está fechada el 22 de enero de 2007 y tiene el recibido el 25 de enero de ese año, de un agente cuya firma es ilegible.

En los accidentes, según la carta, supuestamente se vieron involucrados los siguientes conductores: Miguel Ángel González –-accidente sucedido en noviembre de 2004--; Edgard García Lanuza –accidente sucedido en el mismo mes del mismo año--; Marvin A. Gutiérrez --en enero de 2005--, y Oscar Ramírez G. --en julio de 2005.

Doña solicitó en su carta a Avellán que certificara cada suceso, acompañando cada uno con el informe de Tránsito, veredicto de Tránsito, nombre de los otros involucrados, heridos, lesionados, sus respectivas epicrisis, muertos (si los hubo), y actas de defunción.

De igual manera solicitó que se adjuntaran: los daños en los vehículos de los terceros involucrados, cotizaciones de gastos de repuestos y reparaciones de dichos vehículos. También pidió a Avellán le autorizara acceder a los archivos de los expedientes de Tránsito para constatar que se trataba de documentos originales.

Doña señala que en tres ocasiones ha enviado cartas a Avellán, pero a ninguna ha respondido. Explicó que lo que busca con esto es ayudar a detectar a los agentes de Tránsito que se han prestado para hacer fraudes en contra de las aseguradoras, no afectar a nadie.

“Lamentablemente no ha habido respuestas, es más, la última vez que escribí, fue en enero de 2007, llegué hasta su oficina y una de sus asistentes me dijo que mejor no insistiera, porque una golondrina no hace verano”, relata Doña.


Presentó denuncia
Róger Doña Angulo, vendedor de seguros, presentó una denuncia ante la Fiscalía, la Procuraduría, la Contraloría, la Corte Suprema de Justicia, la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), contra los funcionarios de la Superintendencia de Bancos (SIB) y el Iniser, por negligencia administrativa.

Actualmente le cobran más de 12 mil córdobas y un poco más de 7 mil dólares por primas de seguros que supuestamente no enteró, de 289 pólizas que la empresa afirma vendió.

“Esas pólizas fueron robadas de mi oficina por los funcionarios de Iniser y vendidas posteriormente, porque lo que hay en Iniser es una red de delincuentes que estafa a la gente y a la misma entidad aseguradora, a la que yo llamo el enorme elefante blanco del Estado”, dijo Doña.

Refiere que el 23 de septiembre de 2004 se presentaron a su oficina, ubicada en el reparto Belmonte, los dos funcionarios de Iniser con una credencial firmada por René Jarquín, jefe de auditoría interna del Iniser, donde se nombra a Augusto Zapata García para realizar auditoría. En ese entonces el presidente ejecutivo de Iniser era Manuel Gurdián Ubago.

Ese día, señaló, se llevaron documentos de la oficina y dejaron varias hojas con información escrita de puño y letra de Zapata García, que después fue adulterada y hasta certificada por un abogado del Iniser.

Doña mostró los documentos de una absolución de posiciones, donde funcionarios del Iniser afirmaron que nunca se realizó auditoría in situ. Pero, aun así, dice presentaron documentos adulterados ante la SIB y el Ministerio Público.

Iniser envió a la SIB una carta con fecha del 16 de noviembre de 2004, con copia de auditoría interna basada en fotocopias de los documentos falsificados. Asimismo, denuncia ante la Fiscalía basada en esos mismos documentos falsificados y que fueron autenticados por abogados de Asesoría Legal de la institución de seguros.

Funcionarios del Iniser también enviaron a la SIB informe de que se acreditaron 50 mil córdobas correspondientes al valor de la fianza que puso el suscrito bajo la custodia de la SIB, a fin de cumplir con el requisito para otorgar acreditación de Corredor Individual de Seguros. “Cobraron la fianza sin que haya sentencia firme, porque el caso no lo ha fallado la Corte”, afirmó Doña.

Alegó que la SIB nunca efectuó una verdadera investigación de la actuación de los funcionarios del Iniser. De este caso intentamos conversar con las autoridades de la aseguradora estatal, pero dijeron que hablarán del tema hasta que la Contraloría se pronuncie, luego que termine la auditoría que aprobaron a petición de Eduardo Halleslevens.