•  |
  •  |
  • END

Pobladores del barrio El Recreo, que por temor a represalias solicitaron el anonimato, denunciaron en EL NUEVO DIARIO que un expendedor se dedica a envenenar a la juventud de este lugar, al venderles drogas libremente sin que las autoridades correspondientes lo detengan.

Los quejosos detallaron que el denunciado vende las sustancias prohibidas desde hace unos seis meses en su casa de habitación, ubicada del Colegio “Benjamín Zeledón” dos cuadras y media al norte, adonde llegan jóvenes y adultos en horas del día y a altas horas de la noche. Además, los pobladores aseguran que han interpuesto la denuncia en la Policía Nacional para que pongan manos en el asunto.

Doña María del Carmen Salas, de 62 años, abuela del denunciado, negó que su nieto expenda drogas en su casa de habitación.

“¡Ni quiera Dios! Yo trabajo y hago tortillas, vendo ropa usada, y mi nieto no anda con esas cosas. Además, a él su mamá le manda dinero de Miami, Estados Unidos. Si vendiéramos drogas no viviríamos tan pobres”, aseveró.

Policía está atenta

El comisionado mayor Esteban Guido, jefe de la Dirección de Droga Nacional de la Policía, señaló que dicho barrio es conocido por poseer pequeños expendios de drogas, y que gracias a la cooperación de la población han logrado desarticularlos.

“Como estrategia, nosotros tenemos que cortar o cerrar el suministro, por eso ves los micro-traficantes, que son los que abastecen a los expendedores. Estamos golpeándolos para que esa droga no llegue a los expendios”, aseguró Guido.

La abuela del señalado dijo que tiempo atrás su nieto se portó mal y se involucró en pandillas, lo que lo llevó a tener enemistades en el vecindario, pero que ahora no se mete en problemas.