•  |
  •  |
  • END

Los narcos que metieron 335 kilos de cocaína en un furgón enviado desde Costa Rica a Nicaragua con juguetes, dejaron sin regalos a unos 1,700 niños pobres de este país.

Así lo confirmó el sacerdote Sergio Valverde, coordinador de la Asociación Obras del Espíritu Santo, entidad que envió el furgón con juguetes y confites para la fiesta de Navidad de unos 5,000 niños nicaragüenses.

Valverde explicó que los narcos sustrajeron del furgón unos 83 paquetes para poder introducir la cocaína, los cuales contenían muñecas, peluches, trastos, carros, bolas, juegos de mesa y caramelos para los niños.

El sacerdote calculó las pérdidas por el robo en unos 8 millones de colones (unos 15,779 dólares).

La Asociación Obras del Espíritu Santo desarrolla programas sociales para poblaciones vulnerables, y había organizado una fiesta para 5,000 niños pobres en Nicaragua, pero, tras el robo, 1,700 no pudieron asistir.

El sacerdote afirmó que para este año contrataron, por primera vez, a una agencia aduanera para enviar la mercancía, pues la cantidad de juguetes era bastante en comparación con otros años.

La agencia aduanera contrató a la empresa nicaragüense Transportes López para llevar la mercancía hasta Managua, la cual fue cargada el pasado 20 de diciembre en el furgón guatemalteco, placas TC-92BMX, en las instalaciones de la entidad religiosa, ubicadas en Cristo Rey, en San José.

Ese día, cerca de 25 voluntarios de Obras del Espíritu Santo se encargaron de introducir 300 bultos de juguetes, en el furgón que el conductor Gregorio Antonio López llevó a las instalaciones de la Asociación.

Las autoridades desconocen el sitio donde los narcos cargaron la droga. El furgón ingresó a Nicaragua procedente de Costa Rica el 23 de diciembre, por el puesto fronterizo de aduana en Peñas Blancas.

Allí, los inspectores aduaneros de Nicaragua le solicitaron a López que estacionara el furgón en el área de revisión. López así lo hizo, pero escapó antes de que los agentes revisaran su contenido.

Narco pidió regalos
Según contó el padre Valverde, López compartió con los voluntarios de la Asociación, se fotografió y almorzó con ellos, e incluso pidió dos regalos para sus hijos.

Esteban Guido, jefe antidrogas de la Policía Nacional de Nicaragua, afirmó que un costarricense es el supuesto narco que se encargó de enviar la carga de cocaína a Nicaragua entre los juguetes.

Guido identificó al tico como Edwin, sin mencionar apellido, pero prefirió no ahondar en detalles. Este hombre, supuestamente, lidera en Costa Rica una célula del cártel de Zacapa, cuya sede está en Guatemala.

Tras varios allanamientos en Chinandega, la Policía de Nicaragua decomisó seis vehículos, entre furgones y cabezales, y siguen la pista a cinco integrantes de la célula narco, declarados “prófugos”. Otro sujeto de apellido Hidalgo fue detenido.