elnuevodiario.com.ni
  •   MANAGUA  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Millares de católicos nicaragüenses asistieron hoy a la tradicional procesión del 1 de enero de casi tres horas de duración para clamar al Señor Jesucristo por la paz en Nicaragua y todo el mundo.

La peregrinación, encabezada por el arzobispo de Managua, Leopoldo Brenes, que portaba El Santísimo, y el obispo auxiliar de esta capital, Silvio Baez, partió del Colegio Cristo Rey, en la periferia sur y concluyó en la Catedral de Managua.

Durante el recorrido, en una tarde poco soleada y ambiente fresco, los creyentes corearon el lema "La libertad religiosa camino para la paz", con el que el papa Benedicto XVI convocó a la 49 Jornada Mundial de Oración de este año.

Los que asistieron a la procesión, enarbolando pañuelos blancos, también corearon vivas al Papa, a Cristo Rey, a las autoridades religiosas de Nicaragua, a la Inmaculada Concepción de María, y gritaron "Cristo Ayer, Cristo Hoy, Cristo Siempre".

"El pueblo está sediento de saciar las ansias de paz, de esperanza cierta por un futuro mejor, por un 2011 más humano, más justo, más libre", dijo durante la peregrinación el director de Radio Católica, padre Rolando Álvarez.

"Que los gobernantes tengan la conciencia clara", abogó sacerdote
El sacerdote abogó porque gobernantes y gobernados tengan "la conciencia clara de que ya un pueblo puede tener beneficios sociales, pero si se le quita, si se le irrespeta o trastoca la libertad religiosa o la libertad en cualquier género que sea se le está manoseando su propia dignidad y su propia humanidad".

La procesión de los católicos de Managua, a la que también asistieron delegaciones de diferentes ciudades del país, se realiza desde hace varias décadas para pedir por la paz.

La tradicional demostración de fe católica finaliza con una misa oficiada por monseñor Brenes en una plaza frente a la catedral de esta capital, que constituye la primera eucaristía del año a la que asisten los sacerdotes de los templos de toda la Arquidiócesis de Managua.