•  |
  •  |
  • END

Con el fervor religioso propio de la comunidad evangélica y un fuerte mensaje de alegría y regocijo, la congregación Ministerio Apostolar Centro Cristiano organizó un culto el 31 de diciembre, para orar por el buen proceder de los políticos, la solución de los conflictos limítrofes con Costa Rica y la llegada de un nuevo año donde reine la paz y la tolerancia política.

El evento tuvo lugar en el estadio de fútbol Cranshaw. Según el pastor Augusto César Marenco, principal representante religioso de la congregación, la actividad bajo el lema “Bendiciendo a Nicaragua”, tenía varios propósitos.

Uno de ellos era “pedirle a Dios que nos ayude ante tantas carencias económicas y deficiencias en los poderes del Estado. En Nicaragua es necesaria la institucionalidad y el respeto a las leyes. No podemos seguir viviendo a merced de unos políticos que sólo buscan enriquecerse y responder a sus intereses”, comentó Marenco.

Nuevas caras entre funcionarios
A lo largo del culto, el pastor también hizo alusión a la necesidad de solucionar el conflicto limítrofe con Costa Rica de forma pacífica, sin fomentar la xenofobia entre países hermanos, así como el deseo de ver nuevas caras y líderes en el aparato gubernamental.

“Sabemos que hay políticos que llevan 10 años en el mismo cargo. Ya es hora de que le den paso a nuevas caras, con ideas nuevas y proyectos que beneficien a la ciudadanía”, apuntó.

La actividad estuvo dividida en tres partes; el canto de las alabanzas por parte de los Voceros de Cristo, la interpretación de canciones cristianas en las voces de intérpretes nicaragüenses y un mensaje central dirigido a fomentar la tolerancia de los políticos y su responsabilidad.

Un gobierno verdaderamente cristiano
“Yo le hago un llamado especial al presidente Daniel Ortega para que no sólo promulgue las palabras de Dios, sino también para que las ponga en práctica. Necesitamos un presidente que haga suyo el mensaje de Jesús de servir y no esperar que le sirvan. Necesitamos un gobierno que viva un verdadero cristianismo”, recalcó el pastor Marenco.

En el culto estuvieron presentes figuras públicas como Arelys Cano, la presidenta de Asonvihsida, quien hizo un llamado para fortalecer las medidas de prevención para evitar el contagio de VIH-SIDA
“Vinimos aquí para fortalecer la esperanza y la fe en Dios, ya que en Nicaragua tenemos más de 5 mil 236 casos de personas afectadas por el VIH-SIDA. Sólo este año se duplicó la cifra, con un total de 236 infectados. Estamos aquí para orar porque los nicaragüenses hagan conciencia de que esto es una pandemia mundial que requiere acciones inmediatas y responsables”, comentó Cano.

El culto se prolongó hasta después de las 7 de la noche, inundado por el fervor religioso y la confianza en que este nuevo año será mejor que el anterior.