•  |
  •  |
  • END

Recibió su primer carnet de periodista hace 51 años, y 30 años han transcurrido desde que fue primer Secretario General de la Unión de Periodistas de Nicaragua (UPN).

Este personaje es Manuel Espinosa Enríquez, quien a lo largo de su vida fue narrador deportivo, locutor de noticias en radio, director y presentador de noticieros en televisión, profesor universitario, corresponsal de una agencia de noticias internacional, y Ministro de Prensa durante la década de los 80.

Manuel nació en Jinotega el 21 de abril de 1939. Comenzó a hacer periodismo deportivo a los 18 años. Todavía conserva el primer carné como periodista, extendido en 1957 por Mario Arana Román, entonces alcalde de Jinotepe. Laboró para el periódico estudiantil “El Estudiante”, de la antigua Escuela Normal de Jinotepe.

Una vez que se bachillera en esa ciudad se traslada a Managua y lo primero que hizo después de recibir su titulo de bachiller fue buscar trabajo en la radio.

En Unión Radio lo recibió Orlando Meza Lira, quien le hizo una prueba en el micrófono. Manuel pasó el examen pero Meza le dijo: “Tenés una buena voz y buena pronunciación. A mí me gustaría que te quedaras, no tengo plaza, pero te podés quedar como ‘tapón’”. “Tapón” le decían a los que llenaban la vacante cuando no llegaba un locutor.

Para esa ocasión, en 1959, se produce la masacre estudiantil en León, y al llegar las manifestaciones a Managua, Manuel se puso una escarapela negra en la manga de la camisa en señal de duelo y así llega a la radio.


Un empresario irascible
Un socio de la radio, de nombre Ricardo Arróliga, lo vio con la escarapela, y le preguntó por qué portaba ese símbolo. Espinoza le dijo que por el duelo debido a la muerte de los estudiantes, lo que provocó la ira del socio, que ordenó a la contabilidad que lo liquidaran.

En las manifestaciones, Manuel se había encontrado con el periodista Roberto Arévalo Alemán, quien lo llevó a Radio Mundial, donde lo recibió Julio César Sandoval.

Sandoval le dio la oportunidad de que hiciera un noticiero en Radio Deportes, donde pusieron como locutor a César Estrada, pero a los 15 días los comenzaron a llamar para hacer locución en otras radios. En 1964 Manuel pasó a ser locutor de Radio Mundial.


Diputado liberal fue dirigente estudiantil
“En mayo de 1960, fui electo primer Presidente de la Escuela de Periodismo, que en ese tiempo funcionaba bajo la égida de la Embajada de los Estados Unidos.

“Fueron electos también miembros de la Junta Directiva, el recordado Eligio Álvarez Montalván y el ahora diputado liberal Óscar Moncada. Esta escuela fue cerrada unos meses después, por lo que me trasladé a estudiar a la Facultad de Economía, donde me convertí en uno de los dirigentes estudiantiles de la época, llegando a ser vicesecretario general del CUUN”, revela.


Cómo nace el noticiero Extra
Estando en ese noticiero llegó León Rolando Avendaña Sandino, quien le propuso que hicieran un noticiero en Radio Mundial en calidad de socios (un 40% para Manuel y 60% para Avendaña Sandino). Para ese entonces Manuel estudiaba Economía en la UNAN, aunque años atrás hizo estudios en la naciente Escuela de Periodismo, adonde llegó a ser presidente de la Asociación de Estudiantes de Periodismo.

Toda la estructura y sistema de sonido que tuvo Extra al nacer fue trabajo de Manuel, porque ese espacio informativo cuando salió al aire rompió con todos los esquemas, “porque en esa época los noticieros eran señorones, ampulosos y a base de fanfarrias”.

Como les llovieron los anuncios, Avendaña Sandino habló con Manuel Arana Valle, quien les vendió otra media hora en la mañana, “donde nosotros barríamos y teníamos el criterio de que las mejores noticias cazadas después del medio día, las dejábamos para la edición de la mañana”. Extra se transmitía a las 6 de la mañana y a las 6 de la tarde.


Se lanzan a hacer un periódico
Como las ganancias eran exitosas en el noticiero, Avendaña Sandino y Manuel deciden instalar el periódico Extra, con todas las ganancias que tenían acumuladas. “Yo metí sin temblarme la mano 90,000 córdobas, e igual cantidad puso Avendaña Sandino. Se asociaron con Humberto Torres Molina, quien puso la maquinaria, “pero nos falló el cálculo, porque 43 días después lo cerramos”.

Convirtieron el periódico en un semanario que circuló por tres años. En ese periódico trabajaron Oscar Leonardo Montalbán, William Ramírez, Roberto Quezada Astorga, Danilo Aguirre, Leonardo Lacayo Ocampo, Clementina Rivas, Joaquín Sansón Argüello y Francisco Rivas, entre otros.

Después, Avendaña Sandino y Manuel decidieron hacer la publicación escrita “Extra económica”. Esto fue influido por empresarios de esa época, ya que Espinosa había hecho varios semestres de Economía en la UNAN.


La fundación de Extravisión
En 1972, ya Manuel había fundado Extravisión, que funcionó por 44 días, ya que el terremoto de 1972 terminó con ese proyecto que retomó hasta 1974, cuando ya se había separado totalmente de la sociedad periodística con Rolando Avendaña Sandino.

Ese noticiero tomó fuerza después del asalto a la casa de Chema Castillo, “al grado que ya en 1978 tenía un ingreso mensual de unos 10 mil dólares”.

Para ese tiempo, la agencia alemana de prensa DPA lo contrató como primer corresponsal de la entonces RFA en Managua.

En el 78 hubo intenciones del sector privado en incidir políticamente en Extravisión, lo que no permitió Manuel, después de proponer a los empresarios crear un compromiso de ética periodística, “pero mi mayor sorpresa fue el 8 de septiembre de 1978, cuando llego al Canal 2 y el vigilante me dice que no puedo entrar porque la empresa decidió cancelar el noticiero”.

Pero Manuel no se quedó de brazos cruzados, porque en esos días se produjeron tomas guerrilleras del FSLN en Managua, Chinandega y Estelí, “de lo que estaba advertido por William Ramírez, pero esto lo reporté a México, a la cadena CBS”.

A las semanas, el doctor Arturo Cruz le propuso que pusiera un noticiero en Radio Tiempo. Esto lo hizo con Eduardo Alvir, Lily Soto, Manuel Espinoza Rivera, Alejandro Romero Monterrey y Pompilio Baca. Así fundaron el noticiero “Tiempo de noticias”. De paso, Manuel fundó el semanario “Esta semana”.


Su viaje a Costa Rica
Como la represión somocista se le acercó y hasta fue detenido una vez en Radio Tiempo por la GN, Manuel optó por irse a Costa Rica no como exiliado, sino como periodista, pero siempre vinculado a dirigentes del FSLN.

En Costa Rica con Rolando Angulo puso un noticiero de televisión. En la toma de Peñas Blancas Manuel estaba cubriendo para la cadena ABC, pero le llevan una razón de que regresara a San José, porque Rogelio Ramírez quería hablar con él.

Rogelio le dijo que Sergio Ramírez le mandaba a decir que se presentara al Hotel Balmoral, adonde iba a haber una actividad. Al llegar, Alfredo César le dijo que Daniel Ortega y Sergio Ramírez querían que fuera el vocero de la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional.

El 19 de julio de 1979, Manuel viaja a Managua y así inicia una nueva etapa en su vida como funcionario gubernamental hasta 1990, cuando el Frente Sandinista perdió las elecciones.


En el gobierno sandinista
“Durante el período de la Junta de Gobierno, mi trabajo no fue lo mejor porque estuvo lleno de dificultades, serruchaderas de piso, limitaciones económicas, y es hasta que Daniel asume como Presidente de la República y me da el cargo de Ministro que yo adquiero autonomía en la Casa de Gobierno, y así comienzo a desarrollarme en un período muy fructífero, que derivó en mejor trabajo con los periodistas”, dijo.

Para las elecciones del 90, Ortega solicitó a Manuel --con quien conserva una buena amistad-- que le hiciera la campaña de imagen, además, fue el enlace entre Daniel y el ex presidente norteamericano Carter.

Ortega, al perder las elecciones, llamó a Manuel para decirle que iban a la calle, y le propuso ser jefe de prensa de un sistema informativo en el Canal 6, pero “después vino una época dura, Antonio Lacayo, Ministro de la Presidencia de Violeta Chamorro, le ordenó a Danilo Lacayo, encargado de prensa de ese gobierno, que cerrara el noticiero”.

Después de negociaciones, el espacio volvió a salir al aire “obligándome (por órdenes de Antonio Lacayo) a que pagara 11 mil dólares mensuales al Canal 6, “lo que me obligó a hablar con Daniel y decirle que si no hay riales, no hay noticiero”.

El noticiero se llamaba Extravisión y llegó a ocupar el primer lugar, pero en 1996 Manuel se dijo: “No quiero seguir haciendo noticiero con carácter partidario, por lo que me fui donde Daniel con mi mujer a decirle que ya no iba a seguir haciendo un espacio mezclado con política, porque quería hacer una labor profesional, sin ningún compromiso”.

“Te vas a joder”

Para esa ocasión, Manuel era candidato a diputado suplente de Mónica Baltodano, postulación a la que renunció para dedicarse a hacer un periodismo sin bandera política, pero en la plática Ortega le dijo: “Te vas a joder”.

La repuesta de Manuel fue: “Está bien, me voy a joder, pero la verdad del asunto es que ustedes no han querido atender las sugerencias que yo le hago al Canal 4, y, por lo consiguiente, ese Canal se va a joder, y así fue, yo me jodí porque me fui al Canal 12”, donde Mariano Valle, a quien Espinosa le había regalado la frecuencia, y después lo “facturó” cuando ganó las elecciones Arnoldo Alemán.


Última etapa de Extravisión
En el Canal 23, antes que pasara a ser propiedad de los Suárez, Manuel mantuvo el noticiero Extravisión de 1997 a 2005.

Antes, el propietario de esa estación, César Riguero, le llegó a vender ese canal en 300 mil dólares, diciéndole: “Vos tenés riales porque fuiste ministro”, al final se asocian, pero de pronto el canal pasó a manos de Plinio Suárez.

Y sin tirar la toalla, Manuel decide con su hijo Néstor poner el Canal 37, que transmite en UHF, y como una bendición apareció un brasileño que les vendió el transmisor, y lograron un préstamo. Se llevó tres meses visitando los bancos para obtener una garantía.

Manuel hace en su canal el programa de entrevistas “Adelante Nicaragua”. Transmite todos los días al padre Joselito, además otro programa de evangelización que dirige Espinosa. Tiene una sección de los proverbios y música de alabanza.