•  |
  •  |
  • END

“La belleza cuesta”, reza el dicho muy conocido, pero Alicia Indira nunca se imaginó que lucir el cuerpo deseado le costaría la muerte.

El caso de Alicia Indira fue uno de más polémicos de 2010, pues involucró al gremio médico con la sentencia a 12 años de prisión de la anestesióloga Auxiliadora Rodríguez, y sin duda alguna llenó de dolor a los familiares de la paciente, quienes dijeron que se hizo justicia, aunque sintieron pesar por la condenada.

A nivel internacional, la cifra de afectadas por malas prácticas de cirugías estéticas es alarmante. Sólo en México se reportan más de 15 mil personas afectas por realizarse alguno de estos procedimientos.

En Colombia, según la Fundación Víctimas de la Mala Estética, FVME, con sede en Bogotá, el año pasado perecieron cuatro mujeres, tras someterse al bisturí en manos inexpertas.

“Se hace a ojos cerrados”
Pero en Nicaragua ese fenómeno no es tan grave como en otros países de la región, ya que durante el año pasado por lo menos realizaron unas mil cirugías, según datos extraoficiales.

En abril de 2010, la mala práctica de una liposucción cobró la vida de Alicia Indira, de 38 años.

Tras largos meses de espera, el veredicto de culpabilidad en contra de la anestesióloga falló a favor de la familia doliente.

Para el cirujano plástico y miembro de la Sociedad Nicaragüense de Cirugía Plástica, doctor Rodrigo Cabrera Mendieta, la liposucción es el procedimiento más común dentro de las cirugías estéticas, sin embargo, no está libre de riesgos.

“Hay que tomar en cuenta, primero, que es una cirugía que se hace a ojos cerrados, ya que por pequeños orificios introducimos cánulas que ayudan a aspirar grasa, entonces nos guiamos por el tacto, dependiendo del área donde estamos lipoaspirando. Por lo tanto, eso conlleva a riesgos en manos inexpertas”, explicó el especialista.

Asimismo, señaló que en la mala realización de este procedimiento, puede haber una perforación a nivel abdominal y agujerear una víscera al introducir las cánulas, o bien un aspiración masiva, y dejar la piel prácticamente sin grasa.

No sólo grasa; también sangre
“Si dejamos la piel sin grasa se corre el riesgo de sufrir una necrosis (muerte de los tejidos). Otro riesgo son los sangrados. En una lipoaspiración no sólo estamos extrayendo grasa, sino también sangre. Se calcula que un 20% de lo aspirado es sangre. Eso significa que si aspiramos mil centímetros cúbicos, de eso, 200 mililitros es sangre. Eso es una pérdida para el paciente y puede provocar una anemia”, indicó.

El doctor Cabrera manifestó que el caso de Alicia Indira no escapa de las complicaciones de una liposucción, ya que pudo haber trombo embolismo graso o cúmulos de grasa, que produce una complicación, la mayoría de las veces grave, provocando la muerte o los accidentes cerebro vasculares, conocidos como derrames cerebrales.

Alicia Indira, según el cirujano, pudo haber padecido una de estas complicaciones descritas, y expresó que no es la intención de ningún médico provocar daño alguno, pero está registrado que puede haber complicaciones en una cirugía de este tipo.

“Ocultan historial clínico”
“Otras complicaciones posquirúrgicas son los seromas, que es el líquido inflamatorio que se forma entre la piel y el músculo. Si éste no se drena, se acumula, no son graves si se manejan a tiempo. Para evitar este tipo de problemas, recomendamos las fajas compresivas, que hacen que la piel se adhiera al músculo, y evitar esos espacios vacíos que quedan”, sostuvo.

De igual forma, manifestó que muchos pacientes ocultan información de su historial clínico, esto para una operación más pronta, sin medir los riegos de alguna complicación, como infección, necrosis, sangrados o seromas.

El cirujano recomendó que las personas deben informarse bien si los doctores están o no acreditados para realizar este tipo de cirugías, y si las clínicas están realmente equipadas con la tecnología y los instrumentos necesario para cualquier tipo de emergencia.

En Nicaragua existen alrededor de 29 cirujanos acreditados SNCP (Sociedad Nicaragüense de Cirugía Plástica). En Managua, cada uno realiza por lo menos tres cirugías al mes, las más comunes son la liposucción, el aumento mamario y la abdominoplastía.