elnuevodiario.com.ni
  •   San José  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno de Costa Rica reafirmó hoy su "más enérgica protesta" a Nicaragua por la supuesta "ocupación" de una porción de Isla Calero (Caribe) que Costa Rica considera como propia y que desde octubre pasado ha provocado tensión y un deterioro de las relaciones diplomáticas.

"El Gobierno de Costa Rica reiteró hoy su más enérgica protesta por la ocupación y constante violación a los espacios terrestres, aéreos y marítimos derivados de esa ilegítima ocupación y uso de territorio costarricense por parte de Nicaragua", indicó la Cancillería costarricense en un comunicado.

Costa Rica también rechazó "con todo vigor" afirmaciones del Gobierno de Nicaragua en días anteriores, referidas a que las coordenadas 10° 54' 522'' N y 83° 37' 035'' W, constituyan espacios marítimos nicaragüenses. San José indicó que toma esas afirmaciones "como una nueva agresión hacia la integridad territorial de Costa Rica y una burla al derecho internacional".

"Tal como lo muestran los mapas oficiales de ambos Estados, dichas coordenadas se localizan a poco más de tres millas náuticas en dirección sureste de Punta Castilla, límite internacional entre Nicaragua y Costa Rica, y a menos de una milla náutica de la costa costarricense en Isla Calero", indicó la Cancillería costarricense.

Agregó que "no existe justificación alguna para que Nicaragua se arrogue nuevos e ilegítimos reclamos sobre territorio marítimo de Costa Rica", por lo que San José "rechaza con firmeza esa agresión, que se inscribe dentro de la política de hechos consumados que ha seguido el Gobierno de Nicaragua en este caso".

El conflicto
Nicaragua y Costa Rica mantienen desde finales de octubre pasado un litigio por una supuesta invasión de parte de tropas nicas a una porción de una isla costarricense fronteriza con el río San Juan.

La controversia comenzó a raíz de que el Gobierno de Costa Rica denunció que Nicaragua vertía los desechos del dragado del río San Juan en suelo tico y abría una trocha en esa ínsula para unir el cauce de agua con una laguna nicaragüense.

El contencioso ha sido llevado por Costa Rica a diversos foros internacionales y a la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya, Holanda, donde la próxima semana se realizará una audiencia en la que Costa Rica pedirá medidas cautelares.

La presidenta costarricense, Laura Chinchilla, ha dicho que sólo dialogará con su colega nicaragüense, Daniel Ortega, tras el retiro de las tropas nicaragüenses, mientras el gobernante sandinista ha rechazado la propuesta con el argumento de que el encuentro debe de ser "sin condiciones".