•  |
  •  |
  • END

El norteamericano Harold Camping, fundador de un ministerio evangélico y del programa FamilyRadio, es la persona que está detrás de los mega-rótulos del miedo que anuncian el fin del mundo en una fecha exacta, pero según Martín Somarriba, director de la radioemisora Ondas de Luz, éste ya se equivocó una vez en su predicción, pero insiste en creer que es un hombre a quien Dios le dio la bendición de saber cuándo ocurrirá el definitivo evento.

Somarriba relató que el programa FamilyRadio se transmite desde hace 10 años en Radio Ondas de Luz, pero éste tiene su sede en el Estado de Oakland, California, Estados Unidos. Consideró que en esos momentos Camping producía un programa con un buen contenido bíblico, teológico y pastoral, pero con el pasar de los años cambió su doctrina, lo que produjo que algunos pastores de trayectoria, como Gabriel Otero, de Argentina, se apartaran de él.

El enorme rótulo anunciando el fin de la humanidad y ubicado en una de las principales calles de la capital contiene parte de la siguiente cita bíblica que dice: “Tocaré trompeta… avisaré al pueblo”. Ezequiel 33:3. En letras más grandes advierte: ¡El Día del Juicio Final! 21 de mayo de 2011, e invita a escuchar una radioemisora en FamilyRadio.com.

“Cálculos esotéricos”

“Él (Camping) terminó haciendo su propia doctrina, su propia teología sobre todo en asuntos relacionados con el fin del mundo, entonces hace unos cálculos matemáticos allí a partir de los relatos bíblicos, hace unos cálculos bastante esotéricos y termina afirmando que el juicio final va a ser el 21 de mayo de este año; eso contradice lo que la Biblia enseña y lo que las iglesias predicamos, de que el día y la hora del Señor nadie lo sabe, pues”, recordó Somarriba.

Para monseñor Bismark Carballo y para el reverendo Omar Duarte, representantes de las iglesias Católica y Evangélica, se trata de exageraciones, malas interpretaciones y falsos maestros.

“Lo que él afirma es que la era de la Iglesia ya terminó, pero que en estos tiempos la información sobre la fecha del fin del mundo Dios se la ha revelado a unos cuántos, en los cuales se incluye él, ahora dice que estamos en la era de la tribulación, siempre basado en relatos bíblicos. La Biblia, lamentablemente, se presta a cualquier interpretación, y ahora cualquiera la interpreta a su gusto y antojo”, señaló el director de Ondas de Luz.

El adivino ya se equivocó

Somarriba dijo que el programa FamilyRadio es nocivo para quien lo escucha, porque en él se invita a sus oyentes a abandonar las iglesias y a creer que el fin del mundo será este año. A pesar de que en Ondas de Luz no están de acuerdo con la doctrina del norteamericano, no pueden romper el contrato que tienen con éste, ya que pagó sus derechos de transmisión hasta mayo de este año, según él cuando se acaba la Tierra.

“No es la primera vez que él anuncia el fin del mundo, ya había dado una fecha anterior y creo que fue en 2004 y le fallaron los cálculos, ahora dice que es este año y que no hay manera de equivocarse pues, que está muy convencido de sus cálculos”, aseveró Somarriba. Agregó que el ministerio del norteamericano es el que paga la ubicación de los enormes rótulos en diferentes países de Latinoamérica y estados de Norteamérica.

Siembran temor y terror

Para el reverendo Carlos Villagra, de la iglesia Bautista de Rivas, dicho anuncio es una irresponsabilidad y un abuso, pues argumentó que la fecha, hora y día del juicio final nadie la conoce. “Porque la misma palabra de Dios nos dice que ni los ángeles del cielo saben cuándo se va a dar el retorno de Cristo y el juicio final, eso es sólo potestad de Dios”, dijo.

Al referirse a la cita bíblica, impresa en el rótulo para avisar el fin del mundo y que dice: “Tocaré trompeta… avisaré al pueblo”, el reverendo Villagra dijo que dicho versículo nada tiene que ver con el juicio final, y explicó que se refiere cuando Dios habla con el profeta Ezequiel para decirle el peligro que se cierne sobre aquellos que no ponen atención al mensaje de Dios y que como consecuencia van a perecer.

Para el reverendo, la información tiene como objetivo crear un ambiente de temor y terror, y en especial a aquellas personas que no quieren escudriñar la vida y buscar a Dios. Sin embargo, el reverendo Villagra aseguró que esta metodología va en contra del evangelio de Jesucristo, “porque Jesús pregonaba un mensaje de amor y no de miedo, y, además, se debe entregar a Cristo al reconocer que Él es el camino a la salvación, pero no por temor”.


(Con la colaboración de Lésber Quintero, corresponsal de Rivas)