Martha Vásquez Larios
  •  |
  •  |
  • END

Las reducciones de pena a procesados por narcotráfico no sólo se dieron en el Tribunal de Granada en diciembre pasado, sino también en la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia.

Aquí ordenaron bajarle la condena a Carlos José Guido Romero, de diez a cinco años de prisión, por el delito de transporte de estupefacientes (un mil 481 kilos de cocaína), supuestamente por haberse violentado el principio de igualdad, ya que sus demás ‘compinches’ fueron sentenciados a cinco años.

“Esta sala va a hacer suyo el argumento esgrimido por la defensa, que si al resto de coautores se les impuso una pena de cinco años, al señor Carlos José Guido Romero se le debe imponer la misma pena”, reza la sentencia de la Sala Penal.

Además, los magistrados argumentaron que en el presente caso “se ha violentado el principio de igualdad, porque este Supremo Tribunal no encontró motivación alguna de por qué el judicial imponía al acusado Guido una pena distinta a las de los otros”.

“El hecho de que no fueron encontrados en la camioneta en la cual se iba trasladando la droga, no significa que tengan menos participación en el delito que el señor Guido. Además, éste fue el único que contribuyó para el esclarecimiento de los hechos”, continúa la sentencia.

Hechos

El sancionado Carlos Guido fue detenido junto a William López Canales, a Mauricio José Cano Rivas, a Santiago Callejas Dávila y a Jaime Fuentes, el 10 de agosto de 2008 en la comarca Las Pilas, jurisdicción de Boaco.

Según acusación del Ministerio Público, los procesados trasladaban un mil 481 kilos de cocaína de la isla El Muerto, en el lago Cocibolca, frente a Puerto Díaz, jurisdicción del departamento de Chontales. Luego, en bote y en panga a La Palma y después vía terrestre hasta el sector de Las Pilas, y de ahí en vehículos hasta el Occidente del país, hacia Honduras.

En su momento, la Policía dijo que ésta era una nueva ruta del narcotráfico, que ya había sido identificada. La droga supuestamente era dejada caer desde avionetas a la isla El Muerto.

En primera instancia se condenó a los procesados a cinco años de cárcel, excepto a Guido, quien fue condenado a 10 años.

La defensa de Guido apeló la sentencia, pero la Sala Penal del Tribunal de Apelaciones de Juigalpa dejó todo a como estaba y los defensores recurrieron de casación.

El expediente fue radicado en la Sala Penal de la Corte, el pasado 25 de marzo de 2010.

Audiencia en abril, pero notificada en diciembre

La sentencia fue notificada antes de Navidad al Ministerio Público y demás partes, aunque la audiencia de casación se realizó el 12 de abril de 2010, un día después de que se les venciera el período constitucional a los doctores Armengol Cuadra y Rafael Solís.

En esa misma audiencia fue cuando el magistrado Gabriel Rivera se opuso a firmar el acta, pues la consideraba nula, por la presencia del doctor Solís, quien presidía la Sala Penal, porque el doctor Armengol Cuadra se había excusado, pues la defensa del procesado Guido fue su hermano, William Cuadra.

Durante esa audiencia, el magistrado Rivera dijo que no firmaría el acta de audiencia porque era nula, dada la presencia de un ex magistrado --refiriéndose a Solís--, y fue ahí cuando inició el pleito donde el doctor Solís le gritó: “Usted cállese, matón”, frente a todos los presentes.

Durante la audiencia, el fiscal Julio Montenegro dijo que le resultaba improcedente que la defensa del acusado Guido estuviera pidiendo reducción de pena, porque su defendido colaboró con información, que no había negociación sobre la pena a imponer, cuando el acusado trasladaba más de mil kilos de cocaína, y que no estaban ante un pequeño traficante. Además, hizo ver a los magistrados la peligrosidad del hecho cometido.

Sentencia guardada hasta conseguir la firma de Alemán

Después de esperar meses a que la crisis institucional se calmara en el supremo tribunal, finalmente salió la sentencia con cuatro firmas, la de las magistradas Juana Méndez y Yadira Centeno, la del doctor Rafael Solís y la del magistrado liberal Antonio Alemán Lacayo, quien había estado en la audiencia de casación el pasado 12 de abril, pero se había negado a firmar sentencias donde apareciera la firma de los ex magistrados.

La sentencia se casó parcialmente respecto a Carlos Guido. El resto de la misma se confirmó, es decir, se mantiene la condena de cinco años para todos y sigue confiscada la isla El Muerto.