Silvia González
  •   Jinotega  |
  •  |
  •  |
  • END

Yoseilen Massiel Cruz, una adolescente de 14 años, de origen campesino de la comunidad La Virgen número 1, del municipio de Jinotega, llegó el pasado primero de noviembre al hospital “Victoria Motta”, de esta ciudad, a dar a luz a su primer hijo, pero con tan mala suerte que ni siquiera pudo cargarlo en sus brazos, porque sufrió una embolia cerebral que la dejó casi vegetal.

Han pasado dos meses desde que sucedió esta extraña situación, y ahora se encuentra en la Sala de Ginecología del hospital de Jinotega, en una silla de ruedas, con una tricotomía que le practicaron en un hospital de la capital.

Yoseilen aparenta tener anemia y el sudor le corre por el rostro. Su cuerpecito está casi esquelético y no puede sujetar nada con sus manos, por lo que es sostenida por su compañero de vida, para evitar que caiga al piso.

Ante este desgarrador episodio, Jerónima Pineda, trabajadora del Club Infantil de Niños Trabajadores de Jinotega, se dio a la tarea de denunciar lo que califican familiares de Massiel como negligencia médica.

Léster Pilar Manzanares, de 22 años, cónyuge de Massiel, de condición campesina, declaró a END que su mujer llegó caminando y con dolores de parto, pero que en ese momento los médicos de turno decidieron practicarle una cesárea.

“Mi mujer vino normalmente, se encontraba bien y su embarazo fue estable, pero de repente quedó vegetal. Pienso que se debió a una mala práctica, mucha anestesia” dijo afligido el campesino.

Por su parte, doña Ángela Cruz, madre de la adolescente afectada, dijo que por ser de condición campesina no ha denunciado el caso, y que aunque lo ha querido hacer, varios médicos la han tratado de convencer que de nada va a servir.

“Yo me siento afligida con ver a mi hija en ese estado. Nadie me da razón de qué fue lo que sucedió y quién fue el médico que le hizo la cesárea, y me han metido en miedo que si denuncio al hospital me voy a meter en problemas”, expresó.

“Algo inesperado”

Por su parte, una enfermera que no quiso dar su nombre, dijo que no se trata de negligencia médica, ya que esto ocurre de forma inesperada, como cuando a un paciente le da de pronto un paro cardíaco.

“La paciente vino con dolores de parto, pero su cuello era muy estrecho y se decidió mejor practicarle una cesárea. Lo más seguro es que se le fue liquido amniótico”, explicó.

No hay versión oficial

Para conocer la versión oficial del hospital, END se dirigió al despacho de la directora del centro, doctora Martha Sánchez, pero después de varios minutos de espera, mandó a decir con su secretaria que no podía atendernos, porque se encontraba en una reunión.

El fiscal de seguridad del hospital impidió que se continuaran haciendo fotografías, ya que dijo que estaba prohibido y que se debía tener autorización de la dirección, por lo que se ordenó desalojar la sala.