elnuevodiario.com.ni
  •   Tomado de La Nación Costa Rica  |
  •  |
  •  |

El representante de la Secretaría de Convención Ramsar en Costa Rica, Marco Vinicio Araya, defendió ayer la validez del informe técnico con que esa organización confirmó el martes los daños que Nicaragua causó a los humedales de isla Calero, en suelo tico.

Araya ratificó la rigurosidad del reporte a pesar de que los técnicos no recorrieron el terreno por el cual Costa Rica y Nicaragua se enfrascaron en un conflicto diplomático desde mediados de octubre.

“No necesitaban ir al lugar, tenían suficiente información aérea, de la misión de la OEA (Organización de Estados Americanos). No es necesario. Además, sí hay informe de campo de la gente del área de conservación Tortuguero, sí hay informe de campo. Fue el que hizo el levantamiento de campo. Funcionarios del (Sistema Nacional de Áreas de Conservación) Sinac estuvieron allí y vieron los daños, y Nicaragua continuó con los daños”, contestó ayer Araya, director administrativo de la sede que representa en el país a la Secretaría de la Convención Internacional sobre Humedales Ramsar.

“El informe técnico como tal es de mucha credibilidad, viene de un asesoramiento técnico, fuera de cualquier influencia política. Como por ejemplo, incluir el humedal dentro de la lista Montreux”, declaró.

La lista Montreux es un registro de los humedales expuestos a cambios en las características ecológicas por obras humanas, según el sitio web de Ramsar. Araya agregó que urge sacar a los soldados nicaragüenses de Pococí, para poder hacer una inspección de campo.

También declaró que Nicaragua, firmante de la convención Ramsar, cambió al representante para la organización y que con él no tiene relación.