•  |
  •  |
  • END

Miembros de la Asociación de Productores y Ganaderos de la península de Chiltepe, del municipio de Mateare, ya no aguantan la delincuencia y ayer pegaron el grito al cielo con la esperanza de que alguna autoridad los escuche y ayude.

Un total de 12 empresarios de este sector denunciaron que los delincuentes los han despojado de 226 reses, que han representado 2 millones 763 mil 200 córdobas en pérdidas entre 2008 y 2010. Como promedio por cada res han perdido 12 mil 226 córdobas y son escasas las denuncias que han tenido una respuesta policial.

Álvaro Hurtado, productor y ganadero, dijo que los robos ocurren a diario y se sienten con las manos arriba porque no cuentan con un plan de protección por parte de la Policía y del Ejército. Indicó que sintieron aliento cuando hace cinco meses atrás el teniente coronel del Ejército, José Solórzano, les había anunciado que ejecutarían planes de patrullaje y vigilancia para erradicar el abigeato en esta zona por órdenes del mismo presidente Daniel Ortega.

La misma promesa recibieron de la Policía, pero todo quedó sólo en eso: promesas, ya que los robos continúan y se han intensificado.

Soldado da la espalda

Ayer los ganaderos fueron citados a una reunión por las propias autoridades del Ejército y de la Policía para abordar la problemática, cuando ya estaban todos reunidos en una finca de Chiltepe, el teniente coronel Solórzano abruptamente decidió terminar con la reunión que nunca inició, supuestamente porque lo requerían en otro lugar.

El soldado al conocer de la presencia de este equipo de EL NUEVO DIARIO se molestó y dijo que no dialogarían en esas condiciones, olvidándose de su envestidura de servidor público y de las palabras de su jefe, el general de Ejército Julio César Avilés, quien dijo que “el Ejército es de todos”. Solórzano se fue diciendo que están en la disposición de colaborar con los afectados, pero que los planes deben de coordinarlos con la Policía.

La orden que habría dado Ortega a los soldados tiene sentido, ya que en el sector está ubicada la finca El Escobillal, propiedad de la empresa Alba Alimentos de Nicaragua S.A (Albalinisa), ligada a los múltiples negocios de la familia presidencial, que también ha sido víctima de robos, según los ganaderos.

Muchas quejas

El ganadero Fernando Zarrut, a quien la delincuencia le ha robado 85 reses en los últimos tres años, se quejó porque en vez de obtener una respuesta por parte de las autoridades policiales, lo que ha obtenido son ofensas de algunos oficiales de la delegación de Mateare.

El capitán Mario Vallejos, jefe de la Policía de Mateare, estuvo presente en la reunión y aceptó que algunos oficiales brindan un mal servicio a los ganaderos.