Carlos Larios
  •  |
  •  |
  • END

Representantes de organismos que trabajan en temas de seguridad ciudadana y con la juventud nicaragüense, no descartan que narcotraficantes, el crimen organizado y mareros estén entrenando y utilizando a jóvenes que integran las pandillas para ser sicarios, sin embargo, afirman que no han obtenido prueba de ello.

EL NUEVO DIARIO logró la confesión de un ex pandillero, quien contó la forma de operar del crimen organizado, de narcotraficantes y mareros en nuestro país, al reclutar jóvenes para cometer robos y muertes “por encargo”. La directora del Centro de Prevención de la Violencia (Ceprev), Mónica Zalaquett, manifestó su gran preocupación por el incremento de la violencia y muertes en jóvenes que se han retirado de los grupos juveniles, y por la presencia de más armas en manos de la juventud.

Roberto Orozco, especialista en temas de seguridad del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp), dijo que lo que “nosotros hemos visto es un aumento de la violencia juvenil y el uso del arma de fuego en homicidios que tienen como móvil la venganza ya sea por la muerte de un amigo en la pandilla o por cuentas pendientes dentro de ellos”, indicó Orozco.

En Cárdenas sí hubo sicariato

Pero la muerte de Wilfredo Barraza Larios, uno de los tres hombres ejecutados en el municipio de Cárdenas, del departamento de Rivas, en octubre del año pasado, sí constituye un caso de sicariato para Orozco, debido a que los asesinos están vinculados con la red del crimen organizado.

David Silva, Director del Centro de Estudios de Seguridad Ciudadana de Nicaragua (Cescnic), aseveró que no han detectado a criminales organizados pagándoles a los jóvenes para cometer asesinatos por encargo. “Hay problemas de violencia en los barrios, hay algunos barrios donde la Policía no está dando el tratamiento que debería, hay grupos delincuenciales que están controlando territorios, pero no hemos detectado niveles organizativos de sicariato”, indicó.

Mareros se “refugian y se refrescan”

El especialista del Ieepp señaló que en 2010 capturaron a 85 mareros que fueron deportados a sus respectivos países. En 2009 la Policía informó de la captura de 14 mareros, lo que hizo que la directora general, primera comisionada Aminta Granera, lanzara una alerta a todas las fuerzas policiales. Aseveró que no han visto operando a los mareros en nuestro país.

“Yo entiendo que los mareros, de acuerdo con la versión de la Policía al estudio que se ha hecho, a lo que han venido es a esconderse en Nicaragua, han utilizado al país como sitio de refugio, porque o los quieren matar en su país o andan huyendo de las autoridades”, consideró Orozco.

Silva señaló que han detectado a jóvenes que son deportados desde Estados Unidos y que traen consigo una modalidad de actuar parecida al sicariato y han quitado la vida a otras personas en el país, pero por rencillas personales.

“Puede ser que los mareros estén haciendo base en nuestro país porque de una u otra forma ésa es la cobija que a ellos les va a permitir accionar, pero nosotros creemos que esa base puede estar en la etapa de refrescamiento”, finalizó.

Los especialistas de ambos organismos hicieron un llamado a la Policía Nacional a estar alerta a las manifestaciones del crimen organizado y maras en nuestro país.