•  |
  •  |
  • END

Nicaragua y Costa Rica alistan las maletas y los argumentos para enfrentarse en la Corte Internacional de Justicia, con sede en La Haya, Holanda, en medio de un agitado ambiente binacional en el que abundan las críticas, amenazas, manifestaciones de odio, ofensas y comentarios hirientes de país a país, a raíz de la decisión nicaragüense de dragar el Río San Juan de Nicaragua.

La administración de San José es persistente y tenaz en su campaña de desprestigio internacional contra las autoridades de Managua, y que ha sumado en su repertorio de críticas a medios independientes y organizaciones de la sociedad civil nicaragüense, presentó a su equipo de expertos que parten a Europa con la misión de detener el dragado y obtener nuevos derechos sobre el lecho del río nicaragüenses.

La administración costarricense confirmó que ya viajaron hacia Holanda los encargados de la defensa jurídica de Costa Rica en la demanda presentada contra Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, el pasado 18 de noviembre.

Ugalde encabeza delegación

La delegación jurídica que encabeza el embajador Edgar Ugalde está compuesta por el también embajador Jorge Urbina (coagente ante la corte), el abogado Sergio Ugalde y los especialistas extranjeros Marcelo Cohen (argentino) y James Crawford (inglés).

El embajador Manuel Dengo también viajaba junto con un “grupo de especialistas ambientalistas” que llevan en sus manos, como una de las “últimas pruebas”, un cuestionado informe de la Convención Ramsar, que basado en información oficial tica concluyó que las labores de dragado en Nicaragua afectaban los humedales del lado costarricense.

En Managua, la Presidencia de la República y la Cancillería todavía no daban a conocer públicamente cuál es la misión que representará al país en la CIJ, pero extraoficialmente se informó que hoy parte hacia Europa la misión gubernamental que participará en la primera ronda de alegatos orales entre Nicaragua y Costa Rica, confirmó una fuente oficial.

El secretismo de aquí

La misión está compuesta por el cuerpo de asesores de la Cancillería, el ministro de Relaciones Exteriores, Samuel Santos, y el embajador en Holanda, Carlos Argüello, quien encabeza el equipo y ya se encuentra allá. La ministra del Ambiente y los Recursos Naturales, Juana Argeñal, participará como testigo del caso y junto a otros ambientalistas y expertos, estarán en las preliminares del juicio. Se desconoce si el canciller Samuel Santos participará en la sesión. La audiencia se realizará del 11 al 13 de enero.

Según cancillería costarricense, la misión de San José espera que las medidas cautelares contra Nicaragua sean dictadas en un período no mayor a las cuatro semanas, es decir, hasta mediados de febrero.

En declaraciones a medios costarricenses, el canciller tico René Castro expresó que su país esperará las medidas cautelares de La Haya “para que se detenga este daño ambiental debido a la ejecución de un proyecto mal concebido, mal dirigido, empíricamente ejecutado y que no va a generar beneficios económicos, ni sociales”.

Piensan en la ONU

Según Castro, si Costa Rica fracasa en La Haya, la siguiente parada será presionar ante el Consejo de Seguridad de la ONU, como última instancia a la cual el país vecino recurrirá “y solo lo hará una vez que haya agotado las gestiones en La Haya, que ve la parte legal”.

Como un agrio preámbulo al cruce de espadas en la CIJ, ambos países se encuentran enfrascados en una serie de acusaciones y acciones.

El gobierno costarricense comenzó la instalación de barreras de entrada en las desembocaduras de los ríos Colorado, Sarapiquí y San Carlos, ubicados en la frontera con Nicaragua, como parte de las acciones “de defensa” contra “la amenaza del otro lado de querer navegar en ríos costarricenses”

La noticia fue dada a conocer por la presidenta Chinchilla, al indicar que los trabajos realizados por funcionarios del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) con apoyo del Instituto Costarricense de Electricidad, forman parte de los dispositivos de seguridad instaurados después de la supuesta amenaza de Daniel Ortega, de querer navegar con naves militares el río Colorado.

Se trata de la instalación de pilotes y cables de acero que conformarán una especie de malla en los tres ríos, donde los retenes o especies de peajes prevén restringir la navegación en algunos sectores.

Chinchilla indicó que el resguardo de los afluentes transcurrió con bastante normalidad durante el fin de año, gracias a la instalación de un moderno equipo de monitoreo, además del aumento de efectivos y de las labores de patrullaje realizados por la Fuerza Pública.

El ministro del instituto a cargo de las obras, Francisco Jiménez, confirmó que se tratan de trabajos complejos de ingeniería, que han significado además del traslado de los materiales, el desplazamiento de cuadrillas de trabajo y maquinaria pesada, como grúas de gran calado, que deben ser instaladas en los lechos de los ríos.

No cerrará frontera

Pese al llamado de sectores radicales de la sociedad tica, de cerrar las fronteras terrestres hacia Nicaragua, la presidenta Chinchilla rechazó la medida en defensa de los empresarios de su país.

“¿A quién beneficia el cierre de fronteras?”, se peguntó molesta Chinchilla, para enseguida responder: “Nosotros. Todo el comercio costarricense pasa por Nicaragua, y Costa Rica es el país que más gana con la integración centroamericana”.

“Si queremos seguir haciéndonos daño nosotros mismos, pues sigan defendiendo algunas solicitudes de medidas como ésas”, criticó con enfado la mandataria, quien con ironía reprochó: “no me le den esa idea al otro lado (a Nicaragua)”.