•  |
  •  |
  • END

Se agotaron los plazos: Nicaragua enfrentará a partir de hoy, y por tres días consecutivos, una ofensiva jurídica de Costa Rica ante la Corte Internacional de Justicia, con sede en La Haya, Holanda, donde el vecino del sur pretende detener las obras de dragado que Nicaragua realiza en el Río San Juan, alejar al Ejército de Nicaragua de la zona, conseguir derechos adicionales sobre el caudal y agenciarse nuevos territorios.

Tras una intensa jornada de enfrentamientos verbales, acusaciones, simulacros bélicos, críticas, ofensas y dimes y diretes, que inició en octubre de 2010 con las labores de dragado en el lecho por parte de Nicaragua, alrededor de 19 expertos reunidos en el Palacio de la Paz, sede de la Corte Internacional de Justicia, conocerán de medidas cautelares en el conflicto.

La audiencia preliminar inicia este martes y concluye preliminarmente el jueves 13. Los alegatos los abre Costa Rica, exponiendo sus argumentos, mientras el gobierno de Laura Chinchilla crea estructuras militares para desembarcos aéreos en la zona cercana al litigio, refuerza puestos armados, moviliza personal militar y abre vías de comunicación terrestres mientras restringe las vías acuáticas.

Ataques verbales no paran

El embajador de San José en La Haya, Jorge Urbina, dijo a la cadena estadounidense de televisión CNN, que su país aportará pruebas científicas, documentos legales y mapas históricos que refuerzan la tesis tica de que militares nicaragüenses invadieron parte de su territorio en la misión de limpieza de caños del San Juan y causaron daños ambientales.

Haciendo mofa de los argumentos nicaragüenses, y a la denuncia del Ejército de Nicaragua sobre las intenciones de grupos extremistas ticos que buscan promover un incidente armado, el diplomático calificó al gobierno de Managua de “mucha invención” y de “gran imaginación”.

Según el recuento oficial de Managua, ésta es la tercera ocasión que las autoridades costarricenses llevan a La Haya sus disputas contra Managua, siempre en la búsqueda de ampliar sus dominios más allá del nicaragüense Río San Juan.

Los rechazos de Nicaragua

“Ninguno de los reclamos de Costa Rica tiene fundamento”, reaccionó el embajador nicaragüense en La Haya, Carlos Argüello, quien anunció que ya tiene lista la estrategia jurídica para neutralizar las peticiones ticas.

Según el agente nica en La Haya, para reclamar la soberanía de la zona del río, San José se basa “en mapas que tienen más de 100 años”, y, al igual que el gobierno del presidente Daniel Ortega, rechazó que la presencia militar esté radicada en un humedal en territorio tico.

A la fecha, contrario a la estrategia tica de anunciar con mucha publicidad sus elementos “de prueba” y “argumentos”, la Administración de Managua ha llevado el caso con absoluto silencio sobre el equipo que integra la misión, sus argumentos, pruebas y tesis de defensa.

Luego de las exposiciones de cada equipo, y tras una sesión especial para aclaración de dudas de los jueces, la Corte Internacional de Justicia se tomará algunas semanas para debatir si admite o no la petición de medidas cautelares contra Nicaragua a solicitud de Costa Rica.

La cancillería de San José espera que el organismo “ordene la salida de las tropas nicaragüenses” de una zona que Nicaragua asegura le pertenece históricamente.

La primera audiencia será para Costa Rica este martes 11 de enero, de 10 de la mañana a la 1 de la tarde, hora de Holanda (Nicaragua lleva siete horas menos en su huso horario con respecto a Holanda).

Luego le tocará el turno a Nicaragua, de 3 a 6 de la tarde. El miércoles San José responderá a la posición de Nicaragua de 4:30 a 6:30 p.m., y el jueves Nicaragua cerrará su participación en el mismo horario.

Mientras La Haya escucha a los representantes de ambas naciones, Costa Rica elevó a niveles de alarma nunca antes visto en la historia moderna, sus preparativos “de defensa” ante lo que consideran una amenaza de Nicaragua.

A través de José María Tijerino, un costarricense hijo de padres nicaragüenses, el mundo se enteró de que el país que se precia de no contar con Ejército desde 1948, construye obras de infraestructura militar para desembarcos de naves aéreas.

Desde diciembre, San José ha abierto conexiones terrestres en la zona para movilización de fuerzas tácticas, construye trincheras e instala armamentos antiaéreo, moviliza tropas armadas, crea alianzas y reabre centros de reclutamiento, todo en áreas cercanas a la zona del litigio, bajo el argumento de “reforzar la seguridad del país”.

Vicepresidente sorprendido

El Vicepresidente de Nicaragua, Jaime Morales Carazo dijo que pareciese que Costa Rica “tiene un delirio de persecución sicopático, porque nuestro país va a la CIJ seguro de que nos asiste el derecho, la razón, la historia y la geografía, y no se temen contratiempos”.

Morales Carazo dijo estar sorprendido por el “histerismo” y “tono agresivo” de Costa Rica en las últimas semanas, lejos de la prudencia amistosa que debe caracterizar a dos países hermanos.

Las Fuerzas Armadas costarricenses se han atrincherado en una finca que perteneció por muchos años al desaparecido dictador nicaragüense, Anastasio Somoza Debayle, la hacienda El Murciélago, en Guanacaste, para entrenar tropas ticas, supuestamente para repeler una invasión de Nicaragua.

La mencionada finca fue adquirida por Anastasio Somoza Debayle desde los años 60, hasta que en 1978, en la medida en que se incrementaba la lucha armada en Nicaragua, el entonces presidente de Costa Rica, Rodrigo Carazo Odio, por decreto, intervino, expropió y confiscó la finca de Somoza, valorada en varios millones de dólares.

Buscan un incidente

Del lado nicaragüense, el Ejército denunció a “sectores radicales” de Costa Rica ligados al narcotráfico de pretender propiciar un incidente armado que justifique una intervención extranjera en una zona limítrofe en disputa.

El vocero del Ejército, coronel Juan Ramón Morales, denunció que esos grupos ticos buscan “provocar choques armados” en el sector del Río San Juan, a pocas horas de que la Corte Internacional de Justicia de La Haya abra la sesión.

Se trata de “generar en aguas territoriales nuestras un incidente de provocación, haciendo ellos uso de sus medios navales para ingresar a nuestras aguas”, declaró Morales, en cables de agencias de prensa, fechados ayer en Managua.

El portavoz militar nicaragüense expresó que el jefe del Ejército, general Julio César Avilés, ordenó a sus soldados en la zona que actúen “con mucha cautela” ante la presunta intención de Costa Rica de “provocar un ataque, intercambio de disparos, que haya heridos y muertos”, y “generar otra situación en una escala superior”.

Citando informes de inteligencia militar, señaló que no descartan un “autoataque a puestos de las fuerzas de seguridad costarricense, con vinculación de sicarios del narcotráfico”.

Morales indicó que en ese posible escenario, los atacantes vestirían uniformes del Ejército y de la Policía nicaragüenses. Otra posibilidad es que se produzcan ataques a puestos militares de Nicaragua en la zona.