Luis Galeano
  •  |
  •  |
  • END

“¿Y cuál es el problema con que me asesore mi esposa, acaso a Daniel (Ortega) no lo asesora la Chayo (Murillo)? Así reaccionó --de acuerdo con fuentes de la Dirección General de Ingresos, DGI-- el titular de esa entidad a los auditores de la Contraloría, cuando le objetaron su decisión de nombrar como “asesora económica” a su esposa Franca Aiello, quien es también empleada de Inatec.

“¿Por qué nadie le hace cuestionamientos a ellos?”, añadió el polémico Porras, para luego contestarse con sarcasmo “¡Ah!, porque saben con quién se meten”.

Porras, de acuerdo con información en manos de END, nombró a su esposa como empleada de la DGI, cuando ésta también, es directora de la Escuela Nacional de Idiomas del Inatec, en franca violación a la Constitución y a la Ley de Probidad de Servidores Públicos.

El nombramiento de Aiello como empleada de la DGI, se supo gracias a una carta del 9 de marzo de 2009, que Porras envió a una alta funcionaria de la Secretaría de Integración Económica, en la que junto a él y dos empleados más de la entidad, eran propuestos para participar en el Primer Diplomado de Tributos, que impartirá la Escuela Centroamericana Aduanera y Tributaria (ECAT), en VII Módulos, el que se llevó a cabo en la ciudad de San Pedro Sula-Honduras.

Su respuesta textual a END

“Quiero pedirle un favor, tenga la gentileza hermano, gracias a Dios y si acaso (es creyente) ¿verdad?, y gracias a la Revolución, Walter Porras es uno de los pocos funcionarios que existen en Nicaragua, tan fiel y legal al pueblo de Nicaragua, entonces si usted quiere alguna información personal, con mucho gusto se la puedo dar, pero algunos medios tergiversan y lo que buscan es otro objetivo, le repito: gracias a Dios le doy de ser uno de los pocos funcionarios limpios y aseados que existen, y por mi mismo pueblo de Nicaragua”, fue la respuesta de Porras el domingo, quien puso en duda la existencia del documento publicado ayer.

EL NUEVO DIARIO llamó ayer nuevamente a Porras para conocer su versión sobre el documento y su contenido, que demuestra el nepotismo de su parte en la DGI, pero no fue posible ni localizarlo en la DGI ni en sus celulares, cuyos buzones estaban llenos y no se le podía dejar ni un solo mensaje.

Habla Argüello Poessy

“Yo no puedo decirte si lo que te dijeron es verdad o es mentira, porque sólo los auditores lo saben y no voy a meterlos en problemas, porque si acaso es verdad y lo confirman, ya significaría un problema, sobre todo para ellos. Lo único que yo te puedo decir, es que el señor Porras ha tenido una actitud hostil frente a la auditoría, y fue por eso que le enviamos nuestra queja al presidente (Daniel) Ortega”, dijo el presidente fáctico de la Contraloría, Guillermo Argüello Poessy.

Añadió que el ambiente hostil tiene que ver con “falta de cooperación en la DGI para suministrarle documentación”, y no negó que en medio de todo se hayan proferido insultos contra los que realizan la auditoría.

“Nosotros esperamos que el presidente Ortega atienda nuestra solicitud para permitir que los auditores gubernamentales terminen su trabajo”, dijo Argüello Poessy, quien recordó que tanto la Constitución como la Ley de Probidad, son claras al referirse a los nombramientos que no se pueden hacer.

El artículo 11 de la Ley de Probidad establece que son inhábiles para el ejercicio de la función pública: el cónyuge o acompañante en unión de hecho estable, los parientes hasta el cuarto grado de consanguinidad y hasta el segundo de afinidad del servidor público que hace el nombramiento o contratación, o de la persona de donde hubiere emanado esta autoridad.

Sabía que era prohibido

Lo anterior era sabido por Porras y por todos los funcionarios de la DGI, que según María Antonieta Blandón, Directora Ejecutiva de la Oficina de Ética Pública del gobierno del presidente Ortega, fueron capacitados en años anteriores para evitar acciones que se riñan con la Constitución y las leyes.

¿En esas capacitaciones que ustedes dan a los funcionarios públicos instruyen a las personas que tienen cargos de dirección o poder de decisión, sobre a quiénes pueden nombrar y a quiénes no?
“Claro que sí. Nosotros hablamos de eso y en el caso de él (Porras) también, porque se trata de una cuestión preventiva, pero hasta ahora nos damos cuenta de eso y por eso le corresponde a la Contraloría, porque es algo que ya pasó; nosotros les damos capacitación, les explicamos, él (Porras) ya sabe, le habíamos explicado, porque estuvimos dando capacitación a los empleados de la DGI sobre cuándo se cometen delitos, que no se pueden meter a familiares a las instituciones y todo lo demás, la Ley de Contrataciones y todo eso; cualquier cosa ahora le tocaría a la Contraloría”.

“Nosotros estamos en la realización de la auditoría, no quisiera emitir criterios sobre el caso específico, lo que puedo reiterar es que la Ley es clara sobre el nombramiento de familiares en los grados”, insistió el colegiado con el período vencido Argüello Poessy.

PGR: “Vamos a profundizar”

Por su lado, el Procurador General de la República, Hernán Estrada, quien a la vez es Presidente de la Comisión Nacional para el Desarrollo Integral de la Buena Gestión Pública, prometió solicitar información “a quien corresponda”, para conocer con mayor detalle lo ocurrido en el caso de Porras.

“Hombré, nosotros (en la Comisión) vemos todos los casos (de corrupción) y voy a profundizar sobre eso, claro que sí lo voy a hacer, para poder hablar con base”, fue la respuesta que dio Estrada ayer al consultarle sobre la situación del titular de la DGI.