•  |
  •  |
  • END

El gobierno nicaragüense del presidente Daniel Ortega fue aplazado en el tema de derechos laborales, según Álvaro Leiva, de la Oficina de Derechos Laborales de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, y secretario de Asuntos Laborales de la Federación de Trabajadores del Servicio Público, quien calcula una deuda pública de 673 millones de córdobas en concepto de liquidaciones sin entregar en seis instituciones.

De acuerdo con los cálculos, durante el año pasado se cancelaron contratos a 2,495 trabajadores. Entre enero de 2007 y diciembre de 2010, la gestión de la actual Administración gubernamental ha despedido a 21,033 trabajadores del sector público, que representa el 17.82% de la masa laboral de esa área, estimada en 91,000 servidores públicos.

En ese tiempo se ha descabezado a 116 organizaciones sindicales, eso significa 29 anuales.

Cifra histórica

“La cantidad de sindicatos descabezados es histórica. Nunca había desaparecido semejante cantidad bajo ningún otro gobierno”, aseguró Leiva, mencionado que existe una férrea persecución por parte de la administración de las instituciones en contra de los sindicalistas, cuyo accionar no está a tono con las políticas gubernamentales o contra los trabajadores que no pertenecen a los sindicatos progubernamentales.

En 55 entidades estatales, la entidad que actualmente más personal ha lanzado a la calle es el Ministerio de Educación, Mined, con 2 mil 762 trabajadores, cuyos contratos fueron cancelados. Asimismo, se lleva el primer lugar en sindicatos descabezados, en total 60.

Minsa va de segundo

El segundo lugar lo tiene el Ministerio de Salud, punteando son 1,836 despedidos, con la eliminación de nueve sindicatos. Le sigue La Empresa de Acueductos y Alcantarillados, Enacal, con 1,182 cancelaciones laborales. Aunque está en el tercer puesto de empleados cesantes, ocupa el segundo lugar en eliminación de sindicatos con 13.

La Dirección General de Ingresos, DGI, prescindió de 794 empleados de su planilla, llevándose en el transcurso de los despidos a la dirigencia de seis sindicatos, sin que se les cancelaran sus liquidaciones. En el quinto puesto encontramos a la Presidencia de la República, donde han removido de sus puestos a 776 trabajadores.

En 153 municipios, las alcaldías no se quedan a la zaga, destruyeron siete sindicatos, y en su totalidad hubo 3,816 despidos.

Según los reportes de Leiva, las razones de tal cantidad de gente lanzada al desempleo en su mayoría estuvieron vinculadas a cuestiones partidarias, efectuándose como represalias y discriminación, que llegó a la suspensión de contratos por no pertenecer o negarse a sindicalizarse a las organizaciones del partido de gobierno o no participar en las movilizaciones partidarias.

“Además, tenemos un Ministerio del Trabajo que no es beligerante con su accionar, e incluso aplicó 91 despidos y descabezó a uno de sus sindicatos. Por esto tenemos varios casos en los juzgados laborales. Ese ministerio no es constante cuando son despidos en las instituciones estatales, con procesos que duran meses y hasta años, pero por ejemplo, en 24 horas sí sacaron una resolución en el caso de la finalización de contratos en La Prensa, cuando la misión del Mitrab es tratar a todos por igual”, expresó.

Para el representante de la oficina de derechos laborales de CPDH, de esta manera hemos retrocedido a un Estado esclavista en pleno siglo XXI. “Actualmente, hay indefensión ante los derechos constitucionales, laborales y humanos, pues no hay respeto a la libertad sindical, ni al fuero sindical, tampoco a la negociación colectiva”, alegó, agregando que van a internacionalizar el problema laboral denunciándolo en esta semana en la Confederación Sindical de las Américas, en espera de que se haga un exhorto al presidente Ortega para que cese la inestabilidad laboral en Nicaragua.