Martha Vásquez Larios
  •  |
  •  |
  • END

El final de la jueza Décimo Distrito Penal de Juicio, Ana Justina Molina, en el Poder Judicial, estaba escrito. Después de los enfrentamientos verbales a través de los medios de comunicación entre ella y la presidenta de la Corte Suprema de Justicia, Alba Luz Ramos, su destitución era cuestión de tiempo y se concretó ayer.

La resolución de la Corte Suprema de Justicia al respecto, fue notificada ayer, aunque la perjudicada afirma desconocerla.

Según la resolución de destitución, la funcionaria incurrió en infracción disciplinaria muy grave, “al atentar públicamente contra la respetabilidad del Poder Judicial, por injuriar a los superiores jerárquicos, por retardación de justicia y desatención absoluta en el ejercicio de sus funciones”.

Molina desconoce notificación

“En virtud de haber incurrido en infracción disciplinaria muy grave se le impone la sanción de destitución de su cargo de Juez Décimo de Distrito de Juicio de Managua”, se lee en el documento.

Cuando la Corte argumenta que la ex jueza atentó públicamente contra la respetabilidad del Poder Judicial, es porque ésta, en declaraciones a medios de comunicación, dijo que le recargaban el trabajo en su despacho porque el Sistema Nicarao de los Juzgados era manipulado y porque ella era del Partido Liberal, expresión que fue rechazada por sus colegas y sus superiores jerárquicos.

A pesar de que la notificación de destitución ayer era pública y manejada en los pasillos de los juzgados, la doctora Molina afirmó desconocerla.

“La gente acostumbra a hablar, pero yo no he sido notificada”, expresó la ex jueza, vía telefónica.

La resolución de destitución fue firmada por los magistrados Alba Luz Ramos, Marvin Aguilar, Yadira Centeno, Francisco Rosales, Ligia Molina, Juana Méndez, y los ex magistrados Armengol Cuadra y Rafael Solís.