•   SAN CARLOS / RÍO SAN JUAN  |
  •  |
  •  |
  • END

Dos de los principales ríos costarricenses, el Sarapiquí y el San Carlos, arrastran diariamente concentraciones de sedimentos al río San Juan, precisadas en 103.7 a 864 toneladas el primero, y en 35.6 a 1209.6 toneladas el segundo. En las entradas de agua se observa un alto grado de turbidez por la acción referida.

Según la comitiva de ambientalistas y académicos nicaragüenses independientes, que en noviembre pasado realizó un recorrido por la zona de intervención en el sitio del dragado, esas concentraciones de sedimentos han sido identificados por el Estudio de Diagnóstico de la Cuenca del Río San Juan.

La investigación fue patrocinada por los gobiernos de Costa Rica a través del Ministerio del Ambiente y Energía (Minae), y de Nicaragua, a través Marena, que contó con el apoyo de varios organismos como la ONU y la OEA.

Precisan los especialistas nicaragüenses que encontraron “daños visibles sobre territorios extranjeros en el área del sitio de intervención del dragado”.

Observaron, además, que “desde las tres millas náuticas aguas debajo de El Castillo, donde la margen sur del Río comienza a ser frontera, hasta Punta Castilla, final de la misma en tierra firme, se observa a lo largo de la ribera sur del Río San Juan en territorio costarricense, la sustitución de la cobertura boscosa, principalmente por pastos o monocultivos con fines agroindustriales, degradado de manera sustantiva uno de los ecosistemas de mayor producción biológica del mundo, como es el bosque húmedo y muy húmedo tropical, alterando de esta manera el equilibrio ecológico de estos ecosistemas compartidos”.

“Este mal uso de los suelos causa erosión, cuyos sedimentos llegan a través de ríos tributarios cargados con masivas cargas perceptibles a simple vista al río San Juan”, el cual recibe el aporte de sedimentos y contaminantes de los ríos costarricenses que bajan desde las cordilleras Guanacaste, Central y Tilarán. Desde el inicio, con la llegada de las aguas del río Frío, la muy degradada subcuenca sur del RSJ padece de severo impacto por la escorrentía de suelos costarricenses”, precisa el informe.

Impacto de obra en tierra nica

“Encontramos evidencia de daños ambientales limitados en el territorio nicaragüense como impacto directo de las obras. No encontramos daños visibles sobre territorios extranjeros en el área del sitio de intervención del proyecto, que pudieran ser observados desde los sitios visitados durante el recorrido realizado, y que fueran atribuibles al dragado mecánico ni a la canalización manual hecha por obreros”, describen los ambientalistas nicaragüenses.

Salvador Montenegro Guillén, Director del Centro de Investigación de Recursos Acuáticos de la UNAN; Víctor Campos Cubas, Subdirector del Centro Humboldt; Antonio Ruiz Meléndez, Director de Fundación del Río; Tania Guillén Bolaños, técnica ambiental de la Asociación de Municipios de la Laguna de Apoyo; Amaru Ruiz Alemán, Presidente de Hijos del Río, y el concejal de El Castillo, Gabriel Jaime, estudiaron cuidadosamente los documentos del Estudio de Impacto Ambiental EIA y la Resolución Ministerial No. 38-2008 Permiso Ambiental, para el Mejoramiento a la Navegación en el Río San Juan de Nicaragua (Delta-San Juan de Nicaragua). Compararon las condiciones bajo las cuales se concedió el permiso ambiental con las acciones de intervención en el territorio.

Precisaron que “en términos generales, los impactos ambientales encontrados son estrictamente los previstos”, en esas referencias.

En su visita de campo, los ecologistas verificaron la ubicación cartográfica de los 24 sitios designados para deposición de los sedimentos, constatando las características de dichos sitios y los criterios de selección descritos en el EIA.

Recorrieron el área de trabajo en el caño que estaba siendo rehabilitado manualmente entre la Bahía Harbour Head y el Río San Juan, donde colectaron muestras de sedimentos para su análisis y caracterización y también anduvieron por la laguna Harbour Head, por la masiva barra de sedimentos que la separa del mar, los manglares y otros sitios de interés ambiental.