Heberto Jarquín
  •   Bilwi / RAAN  |
  •  |
  •  |
  • END

Decenas de ex combatientes del partido indigenista Yatama se tomaron la delegación del Fondo de Inversión Social de Emergencia (FISE) en la ciudad de Bilwi, Región Autónoma del Atlántico Norte, y se apoderaron de una camioneta de esta institución que está asignada al funcionario Radwell Green Hodgson, quien denunció haber sido agredido y golpeado por los revoltosos.

Norman Henry, uno de los dirigentes de los ex combatientes, confirmó la toma del FISE en Bilwi y negó que hayan agredido a Green. “Decidimos tomar varias delegaciones porque ya no toleraremos tantos incumplimientos de acuerdos de parte del gobierno de Daniel Ortega”, expresó Henry.

Según él, sus aliados del gobernante FSLN no han cumplido con la titulación de tierras de los ex combatientes, está pendiente la entrega de láminas de zinc del Plan Techo, y se han negado a entregar pensiones a 1,800 lisiados de guerra de Yatama.

El dirigente regional de Yatama y concejal, Reynaldo Francis Watson, respaldó la protesta y fustigó al director ejecutivo del FISE, Nelson Artola, porque supuestamente está promoviendo la destitución de su delegado en la RAAN, para poner en el cargo a un enviado de Managua.

Francis exigió que el gobierno de Ortega respete los cargos de los militantes de Yatama al frente de varias instituciones, y que, supuestamente, están siendo amenazados por las purgas promovidas por directivos sandinistas.

Niegan incumplimientos

El delegado de Gobernación en la RAAN, Marvin Sánchez Navas, informó que a través del dirigente de los ex combatientes históricos de Yatama, Benigno Martínez, han entregado 15,500 láminas de zinc como parte del Plan Techo.

Sánchez dijo que una comisión de alto nivel del gobierno busca una solución a la controversia, y que en ningún momento han pensado quitar los espacios otorgados a sus aliados de Yatama.

Un funcionario del INSS que solicitó el anonimato, dijo que era difícil cumplir la exigencia de dar pensiones a un montón de personas, ya que se ha comprobado que la mayoría no fueron combatientes, y que en las valoraciones médicas no se les encuentra ninguna lesión o impedimentos para trabajar.