•   SAN JOSÉ  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, anunció este martes que en marzo empezará a operar la denominada policía de fronteras, que se encargará de resguardar los límites terrestres que tiene su país con Panamá y Nicaragua y de frenar el flujo de inmigrantes ilegales.

El anuncio coincidió con las audiencias de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya sobre el diferendo que Costa Rica mantiene con Nicaragua por una supuesta invasión territorial del ejército nicaragüense.

"La meta del gobierno es la constitución definitiva de un cuerpo de policía de frontera", dijo Chinchilla, según publicó el diario La Nación en su edición digital.

Costa Rica, que no tiene ejército desde 1948, contaba con una policía de fronteras que eliminó el pasado gobierno del mandatario Oscar Arias (2006-mayo 2010).

Costa Rica y Nicaragua mantienen un diferendo desde octubre por una pequeña isla en la zona fronteriza, luego de que Nicaragua iniciara labores de dragado en el limítrofe río San Juan.

Este martes, Costa Rica pidió a la CIJ que ordenara a Nicaragua la retirada inmediata de un grupo de militares que presuntamente invadieron la isla.

El domingo, el ministro de Seguridad de Costa Rica, José María Tijerino, admitió que su país construye cerca de la zona del conflicto un sistema de defensa del territorio nacional que incluye varios helipuertos.

"Haremos los que sean necesarios. El gobierno está decidido a defender la integridad territorial. No escatimaremos esfuerzos en la defensa de la soberanía del territorio nacional", advirtió Tijerino.

Por la frontera común entre Costa Rica y Nicaragua ingresan miles de nicaragüenses cada año en busca de empleo.

Cifras extraoficiales indican que en Costa Rica viven unos 600.000 nicaragüenses, alrededor de la mitad en condición de ilegales.