•  |
  •  |
  • END

Nicaragua aprovechó la audiencia oral iniciada en el Palacio de la Paz, sede de la Corte Internacional de Justicia en La Haya, Holanda, para develar la estrategia política de Costa Rica de restarle derechos al país sobre la explotación de sus recursos naturales y territorios, al tiempo que se acusó a San José de provocar un escándalo internacional para afectar obras de desarrollo en aguas y suelos nicas.

El embajador en La Haya y miembro del equipo jurídico que representa a Nicaragua en la Corte Internacional de Justicia (CIJ), Carlos Argüello, aseguró ayer vía telefónica a EL NUEVO DIARIO que en la Corte quedaron demostrados los argumentos jurídicos a favor de Nicaragua, durante la primera ronda de alegatos jurídicos.

Argüello calificó de “muy útil y buena” la presentación del equipo del país durante la ronda de alegatos orales. “La impresión de todo el equipo es que la función fue fuertemente explicada”, expresó el embajador.

El diplomático considera que Costa Rica “tiene mayor capacidad de movimiento en los foros políticos”, razón por la que ayer ante la comunidad internacional conocedora de temas jurídicos internacionales, Nicaragua logró explicar su posición de forma “coherente y jurídica”.

Escándalo por una ciénaga

Según la información publicada por los cables, Nicaragua acusó en Corte a Costa Rica de generar un “escándalo internacional” por una “ciénaga de 3 kilómetros cuadrados en territorio nacional, y de armar conflictos diplomáticos para evitar que Managua desarrolle y explote sus recursos sobre el caudal nicaragüense.

“Cada vez que Nicaragua quiere hacer uso del Río San Juan, Costa Rica crea una disputa”, denunció Argüello en presencia de la misión tica. “Ahora ha encontrado razones para iniciar un escándalo internacional por una modesta tarea de dragado”, afirmó Argüello.

El equipo que representa a Nicaragua está compuesto por cuatro miembros, entre ellos el jurista francés Alain Pellet y el abogado Paul Reichler, además de un especialista internacional en ríos.

El asunto del río Colorado

Está previsto que hoy Costa Rica responda a los puntos planteados por Nicaragua y que mañana nuestro país conteste a los alegatos ticos. Argüello aseguró que aún no se ha definido si Nicaragua pedirá en esta ocasión o en la contrademanda que se prepara, derechos de navegación sobre el costarricense río Colorado.

“Lo más probable es que sea una nueva demanda, que básicamente comprende los puntos que el presidente Ortega ya había anunciado. Se refiere a los mismos puntos que en 2007 presentamos en la contramemoria por la demanda de Costa Rica”, dijo el diplomático, en referencia al juicio que La Haya falló en julio de 2009, donde se ratificó el sumo imperio del país sobre el lecho y los derechos de regular, limpiar y sostener el río San Juan como vía de comercio.

El diplomático nicaragüense insistió en que no hay un período definido para que la Corte falle, como Costa Rica ha expresado. “Eso depende de la valoración, de la urgencia de las medidas que solicitaron y también de la agenda de la Corte”, dijo.

Nicaragua mantuvo ante la Corte que las tropas del Ejército de Nicaragua nunca han invadido terreno costarricense, y que el conflicto que le enfrenta con Costa Rica es de naturaleza fronteriza y no militar, como ha vendido la idea el país al sur.

Argüello defendió que la frontera fijada hace más de un siglo entre los dos países ha sufrido cambios de forma natural, generados en la zona cercana a la desembocadura del Río San Juan y la llamada laguna Portillos, también conocida como Harbour Head, por labores de destrucción ambiental y expulsión de sedimentos del lado tico.

Por este motivo, Nicaragua pidió hoy a la Corte que desestime las medidas cautelares solicitadas por Costa Rica, al considerar que primero debería solventarse la cuestión fronteriza de delimitar las fronteras conforme a los tratados y laudos, y colocar mojones en las zonas que los requieran.

Dragado no ha dañado

Según el embajador, las tropas nicaragüenses se han limitado a hacer patrullas por agua, donde Nicaragua tiene jurisdicción para proteger a los trabajadores de los narcotraficantes que transitan en su ruta al norte, pero la base naval ha seguido estando en la ciudad nicaragüense de San Juan del Norte, a un kilómetro de donde se está dragando.

Nicaragua también negó que las obras del canal hayan generado daños medioambientales a Costa Rica.

“Lo importante es que, en 2004, Nicaragua hizo a conciencia un estudio medioambiental con el que también estaba de acuerdo Costa Rica”, explicó el agente defensor de Nicaragua.

Costa Rica denuncia que las obras del canal han deforestado ya gran parte de los bosques de la zona, por lo que pide como medida cautelar que se paren esos trabajos de dragado.

Dragaron el Colorado sin consulta alguna

“El problema es que Costa Rica no quiere que se drague porque hoy por hoy es la única que controla el río, la única que tiene salida al mar por el Colorado”, declaró Argüello ante la prensa extranjera, ante la cual denunció que San José se roba desde hace décadas el 90% del caudal del Río San Juan, al haber dragado, sin consentimiento o consulta a Managua, el afluente río Colorado.

El representante sostuvo ver más bien “la real amenaza” por parte de Costa Rica, que empezó a construir un helipuerto cerca del río Colorado, un afluente del San Juan, e instaló mallas para impedir la navegación de embarcaciones extranjeras, al tiempo que creó instalaciones militares, redes de conexiones terrestres, emplazamientos de armas pesadas y fuego antiaéreo, trincheras de defensa y colocación de retenes y sistemas de vigilancia en la zona en litigio.

Al mismo tiempo, Costa Rica rechazó cualquier tipo de modificación en la frontera entre ambos países, y sostuvo que las razones de defensa nicaragüenses contra el narcotráfico son solamente una “excusa” para la ocupación militar.

A este respecto, el ministro costarricense de Exteriores, René Castro Salazar comentó en los pasillos de la Corte que “es injustificable” que Nicaragua argumente que debe tener presencia militar en una zona tan reducida para luchar contra el narcotráfico.

Añadió que Costa Rica está dispuesta a “retomar las patrullas conjuntas” contra el crimen organizado que hacían con Nicaragua en el pasado.

Costa Rica replicará este miércoles ante los 16 jueces de La Haya contra los argumentos de Managua, mientras que Nicaragua tendrá su turno el próximo jueves a partir de la misma hora.

Argüello manifestó que Costa Rica, que ha promovido una feroz campaña internacional contra la imagen no solo del gobierno, sino también de la sociedad nicaragüense en general, ahora se está viendo confrontada con la realidad jurídica, “luego de venir utilizando foros políticos para vender una imagen que no se corresponde con la realidad ni con los tratados internacionales y laudos que dan la razón histórica y legal a Nicaragua sobre nuestro Río San Juan”.

Sigue paranoia tica

En medio del conflicto con Nicaragua, la presidenta Laura Chinchilla informó que el Ministerio de Seguridad Pública creará una Policía de Frontera que empezaría a operar en marzo, según La Nación.

La mandataria hizo el anuncio en el auditorio de Casa Presidencial, después de la sesión del Consejo de Gobierno. Según Chinchilla, los integrantes de este cuerpo policial se moverían a lo largo de los límites del país. El Ministerio de Seguridad prepara la documentación necesaria para constituir esta unidad.

A esto se suma el hecho de que el Gobierno trabaja en la creación de un sistema de defensa en la zona cercana a Isla Calero, cerca de donde Nicaragua realiza labores de dragado sobre el Río San Juan.

“La meta del gobierno es la constitución definitiva de un cuerpo de Policía de Frontera”, dijo Chinchilla, quien se expresó “satisfecha” por el inicio del proceso contra Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), donde ratificó que espera medidas cautelares de ese tribunal.

Castro reconoce

El canciller costarricense, René Castro, por su parte, reconoció que la defensa de Nicaragua en la CIJ en la audiencia de esta mañana, “fue más elegante, legal y elocuente” que las posturas previas asumidas por el presidente Daniel Ortega y por otros funcionarios a cargo de la diplomacia y de las labores de dragado.

“Vimos una presentación de Nicaragua a la que ya estamos acostumbrados, yo diría que fue una explicación en términos más elegantes, más legales, más elocuentes de lo que ya hemos oído del ex comandante (Edén) Pastora y del presidente (Daniel) Ortega, en términos de que éste es un trabajo que más bien va a producir beneficios, que aquí no está pasando nada, que no hay razón para que Costa Rica se preocupe tanto”, declaró el canciller tico.


(Con colaboración de Matilde Córdoba y Jasmina Escobar).