Carlos Larios
  •  |
  •  |
  • END

La alerta que lanzó un joven ex pandillero, quien ha logrado enderezar su camino, sobre la presencia de criminales, narcotraficantes y mareros organizados que están incidiendo en los integrantes de las pandillas de algunos barrios de la capital, no tuvo impacto en la Policía, ya que sus autoridades consideran que sería irresponsable afirmar que estos hechos ocurren en nuestro país.

El joven entrevistado por EL NUEVO DIARIO aseguró que hay mareros comandando robos, asaltos y hasta crímenes. Indicó que algunas muertes son por encargo, y que quienes las ejecutan reciben hasta mil dólares por cumplir con la orden de criminales organizados.

“A mí me parece que la palabra sicariato es muy pesada, existen muertes entre jóvenes que son de un grupo juvenil o de otro grupo, que por problemas de rencillas entre una pandilla, rencillas entre ellos de manera particular han tomado acciones, pero de ser eso un sicariato me parece que sería irresponsable por parte de la Policía Nacional afirmar eso”, afirmó la comisionada Vilma González, jefa interina de Relaciones Públicas de la Policía.

Policía: “Mareros controlados”

Los modelos de machismo, violencia y muerte que generan los delincuentes pertenecientes al crimen organizado y narcotráfico de México ya han permeado a los nicaragüenses, sobre todo jóvenes, aseguró muy preocupada Mónica Zalaquett, Directora del Centro de Prevención de la Violencia (Ceprev). Una promotora de este organismo aseguró que mareros están reclutando y entrenando a jóvenes de los barrios capitalinos.

Pero para las autoridades policiales, las acciones que cometen los mareros en los países vecinos de Centroamérica, no son comparables con los hechos que ocurren en nuestro país, y aseveran que estos elementos están controlados. Datos del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas indican que el año pasado se repatrió a 85 mareros. La jefa policial sólo dijo conocer que en el último trimestre de 2010 se capturó a ocho integrantes de estos peligrosos grupos. “La Policía Nacional ha realizado un eficiente trabajo en la búsqueda, detección y repatriación de los que conforman maras y que están siendo circulados a nivel internacional. Éstos han sido repatriados en el momento oportuno, pero también la Policía mantiene control sobre nicaragüenses que ha sido repatriados y que han sido miembros de mara”, aseveró González.

La promotora, el joven ex pandillero y la directora del Ceprev manifestaron su preocupación por el aumento en el número de pandilleros que poseen un arma. Señalaron que los jóvenes las obtienen gracias a simples robos o por tener vinculación con militares, policías y oficiales del Sistema Penitenciario. La comisionada González dijo que no contaba con información sobre los índices de ocupaciones de armas del año pasado.