elnuevodiario.com.ni
  •   La Haya  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Costa Rica tachó hoy "inaceptable y ofensivo" lo que considera una pretensión de Nicaragua para modificar artificialmente la frontera entre ambos países con la construcción de un canal, a cambio de una indemnización por daños al medio ambiente.

El ministro de Exteriores de Costa Rica, René Castro Salazar, declaró en los pasillos de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que su país considera "insatisfactorio" que "se nos ofrezca como salida una posible indemnización y que se argumente que se puede incursionar o usar nuestro territorio e incluso arrojar sedimentos y que posteriormente se ofrezca solamente un pago".

"Eso es inaceptable y ofensivo", subrayó Castro, quien añadió que Costa Rica aceptaría una indemnización solamente "en adición a la defensa de nuestra soberanía", y que ese dinero sería usado para reparar los daños ambientales ocasionados por Nicaragua, entre los que la deforestación de los bosques cercanos a la desembocadura del río San Juan es el de mayor importancia.

"Fruto de la imaginación"
A juicio de Costa Rica, Nicaragua propone una nueva delimitación entre los dos países "que es fruto de la imaginación" del responsable de las obras y líder ex guerrillero sandinista Edén Pastora, afirmó el ministro.

En este sentido, el Gobierno costarricense negó hoy la existencia de un canal natural -como asegura Nicaragua- que conecte la llamada laguna Portillos, situada en la desembocadura del Río San Juan, con el curso de este río.

En opinión de Costa Rica, Nicaragua ha "construido" este canal, situado en territorio costarricense, para intentar modificar artificialmente la frontera que separa los dos países y así ganar una parte del territorio de Costa Rica.

Costa Rica replicó hoy en la corte de la ONU los argumentos presentados el martes por Nicaragua y aseguró que la "ocupación" se habría producido en un terreno cercano a la desembocadura del río San Juan que ambos países reclaman para sí.

Nicaragua sólo ha drenado
Nicaragua mantiene que no ha construido tal canal, sino que se ha limitado a "drenar" un cañón ya existente que conecta el río San Juan con la laguna de la desembocadura y así hacerlo navegable. "Nicaragua no ha presentado prueba alguna de la existencia de un cañón" conectando la laguna con el río, mantuvo hoy el miembro de la delegación costarricense, Marcelo Kohen.

Costa Rica considera la construcción de ese canal como una violación de su soberanía territorial y su derecho a proteger sus recursos naturales.

El embajador costarricense en Bogotá, Edgar Ugalde, criticó hoy la "obsesión de Nicaragua" de presentar a Costa Rica como un país beligerante, mientras que muestra una "falta de respeto absoluta" por el derecho internacional.

Lo que Nicaragua presentó ayer como patrullas por agua que persiguieron entre octubre y diciembre de 2010 el narcotráfico en la zona y velaron por la seguridad de los trabajadores que operaban en las tareas de drenaje, es considerado por Costa Rica como una invasión militar de su territorio.

Costa Rica denuncia daños ambientales
San José denunció ante la CIJ esa invasión el pasado mes de noviembre y pidió la retirada de las tropas nicaragüenses y la paralización de las obras del canal, que según Nicaragua ya han terminado. Entre otras cosas aduce que esas obras han dañado los bosques circundantes a su ladera del río San Juan, así como la zona de humedales situada entre los ese río y el Colorado.

La CIJ tramita desde el martes y hasta mañana jueves las medidas de urgencia solicitadas por Costa Rica, sobre la que se prevé que los jueces se pronuncien en cuestión de semanas o meses.

Nicaragua, que tendrá este jueves su turno de réplica, pidió el martes que se desestime la petición de tales medidas, pues considera que Costa Rica no puede acusarle de actuar en su territorio cuando la frontera entre los dos países no está clara.

La tensión entre los dos países centroamericanos ha crecido desde el pasado octubre, coincidiendo con el inicio de las obras de Nicaragua en la zona en disputa y acrecentado por un error del servicio de mapas del gigante de internet Google, que otorgaba tal territorio a Managua.