•  |
  •  |
  • END

El director General de Ingresos, DGI, Walter Porras Amador, ordenó que de fondos de la entidad se erogara el pago de una alegre comilona en el restaurante “El Tiscapa”, de Managua, con la cual se celebró el cumpleaños de su esposa, Franca Aiello, demostrando lo que parece ser una práctica general en ministerios y en otras dependencias del gobierno.

Documentos en poder de EL NUEVO DIARIO refuerzan lo denunciado por los sindicatos de la DGI, que aseguraron que Porras maneja esa institución recaudadora de tributos de los nicaragüenses como si fuera una pulpería, y, a la vez, desnuda la verdadera manera de ser de “uno de los funcionarios limpios” de la actual Administración, gracias a “Dios, la Revolución y el comandante Ortega”.

Porras ordenó el pago de 17 mil 251 córdobas con 25 centavos que se consumieron en una sola sentada en El Tiscapa, el 29 de julio de 2009, fecha en que celebraron el cumpleaños de su esposa y asesora económica de la DGI, Franca Aiello.

Furioso con auditores

Fuentes extraoficiales de la DGI que nos han estado apoyando con datos y documentos, afirmaron que cuando los auditores de la Contraloría preguntaron por este gasto, Porras estalló en furia, soltando cualquier tipo de improperios en su contra, razón por la cual decidieron abandonar el edificio de la entidad y evitar más problemas.

Los datos se encuentran en las facturas nº 38317 y nº 38318 de El Tiscapa, que fueron pagadas por Porras Amador con dinero de la Caja Chica de la DGI. Ambas facturas las presentaron en los libros contables como “Atención a reunión con directores y administradores de rentas del país”, de acuerdo con las fuentes de la misma entidad.

Lo que comieron

Si hay algo que han demostrado los funcionarios del gobierno del presidente Ortega, es que sienten un enorme gusto por la alta comida. Hace unas semanas, antes que finalizara el 2010, EL NUEVO DIARIO publicó la licitación de contrataciones de servicio de buffet para celebrar el cumpleaños del ministro de Hacienda.

Esa fiesta, que se canceló gracias a lo revelado por este medio, incluía ensalada caprese, ensalada verde con aderezo de yogurt y menta; pechuga de pollo rellena de ciruelas y nueces con salsa de vino, medallones de filete al jerez; arroz con petit pois y ralladura de limón para prevenir un malestar antes de tiempo; papas bravas, canasta de panes, gaseosas y jugos varios.

Pero antes de eso, Porras y los suyos, que de acuerdo con la cuenta fueron más de 30 personas, ya habían dado una lección de buenos catadores de la buena carne, pollo y mariscos, pues la factura del 27 de julio de 2009, describe que en el cumpleaños de Aiello se consumieron churrascos de todos los tamaños, punta de filete a la jalapeña, pollos al gusto, cuatro filet mignon, dos servicios de camarones a la plancha, tres beefsteak encebollados, tres lomos de costilla, un servicio de camarones empanizados, 12 papas a la francesa, 12 fruit punch, 19 sodas, cinco jugos y nueve vasos de té de limón.

Sangría, vino y postre

Porras no podía dejar que el cumpleaños de su esposa y asesora, pasase sin algún trago exquisito, y para brindar solicitó nueve sangrías, copas de Vino Rojo y un fresco de toronja.

Para terminar el banquete del cumpleaños vinieron los postres, y se pidieron cinco flanes de coco, un pío quinto, cuatro tres leches, tres icacos en miel, un turrón y dos sorbetes. Todo junto suma 17 mil 251 córdobas con 25 centavos y ¡feliz cumpleaños!
EL NUEVO DIARIO ha llamado en diversas ocasiones a Porras a sus celulares, pero desde el domingo pasado cuando le consultamos el nombramiento de su esposa como su asesora económica, no responde y no hay espacio para dejarle mensajes.

También se le llamó desde el martes por la tarde para conocer su versión de este nuevo elemento anómalo en su administración, sin embargo, en su oficina, una de sus asistentes que no quiso identificarse, dijo que no se encontraba, pero prometió darle el mensaje. Ayer intentamos localizarlo nuevamente, pero nuestros esfuerzos fueron infructuosos.