•  |
  •  |
  • END

Costa Rica no causó mayores sorpresas en el cierre de su ponencia ante la Corte Internacional de Justicia, donde insistió en acusar a Nicaragua de invasión militar, de devastación ambiental en sus humedales a consecuencia del dragado realizado por Managua en el Río San Juan y, para cerrar, una vieja pero renovada petición: libre navegación sin restricciones.

La delegación costarricense que defiende a su país ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), sede en el Palacio de la Paz, La Haya, Holanda, rebatió la defensa de Nicaragua que alegó que el conflicto entre ambos países es limítrofe, y que los ticos hacen un escándalo internacional cada vez que Managua anuncia o inicia proyectos de explotación del río, cuyo sumo imperio fue ratificado por la misma Corte en julio de 2009.

Hablan embajadores ticos

“Costa Rica volvió a insistir en los temas territoriales, en los temas de ocupación, en los temas de invasión, yo creo que lo hizo con bastante éxito, respondió a los ataque que Nicaragua había lanzado a las pruebas que Costa Rica presentó, Nicaragua había objetado el informe de Ramsar, el informe de Naciones Unidas de satélite, Costa Rica restituyó las pruebas, las puso en orden”, declaro el embajador tico ante los países bajos, Jorge Urbina.

“Costa Rica va a insistir que estamos en presencia de una invasión a la soberanía nacional, con la presencia de tropas y con la presencia de personal civil nicaragüense en isla Portillos. Vamos a insistir y a comprobar que no se trata de una obra de menor cuantía, que el dragado que está realizando Nicaragua no es una obra mínima como ellos insistieron, vamos a dejar bien claro que hay un daño ambiental de gran magnitud”, dijo también el embajador de Costa Rica ante Nicaragua, Melvin Sáenz.

¿Cuál indemnización?

Por su parte, el canciller René Castro declaró a Noticias Repretel que su país considera “insatisfactoria” la supuesta postura nicaragüense de una eventual indemnización por supuestos daños que pueda causar el dragado, según la interpretación tica de los alegatos de Managua.

“Eso es inaceptable y ofensivo”, declaró el canciller, quien consideró que la CIJ no debe sentar un precedente de ese tipo. En Costa Rica ha generado mucho malestar la posición nicaragüense de que el conflicto magnificado por San José, a partir de obras de Managua en su territorio, es meramente fronterizo y no constituye una invasión.

“Esencialmente por el lado de Nicaragua tendían a decir por qué tanta alharaca, qué les pasa a los ticos que están discutiendo algo que no sucede, en una zona tan chiquita, con un impacto tan limitado, que además ya se paró y se está remediando. Es un esfuerzo sistemático de negación y finalmente una oferta de indemnizar”, interpretó Castro.

Lo novedoso en este cierre de exposición de Costa Rica, fue la reiteración de navegar sin restricciones por la zona, pese a que La Haya ordenó en sentencia de 2009, el derecho de Nicaragua a regular los derechos de navegación de los ticos por el río nica.

En la sentencia del año pasado, el máximo tribunal de las Naciones Unidas ratificó que Nicaragua tiene el derecho de regular derechos de navegación “con fines de comercio y turismo” de Costa Rica en el Río, en la parte en la que la navegación es común, es decir desde tres millas antes de El Castillo, departamento de Río San Juan, hacia la desembocadura en el Mar Caribe.

Para ello, la CIJ enumeró en la citada sentencia los derechos nicaragüenses, y, por lo cual, el Gobierno del presidente Daniel Ortega emitió un decreto donde norma la navegación en el San Juan.

No obstante, Ugalde indicó: “Nicaragua ha elegido disputar constantemente los términos del marco jurídico que gobiernan esas relaciones limítrofes”.

Afirmó que “a manera de ejemplo, sólo unas pocas semanas después de dictado el fallo de esta honorable Corte, del 13 de julio de 2009, Nicaragua adoptó un decreto que regula de forma exclusiva y discriminatoria la navegación costarricense en el Río San Juan”, lo que a su juicio es “en contradicción con la sentencia de esta Corte”.

El tribunal indicó que Nicaragua tiene “derecho de requerir a embarcaciones costarricenses y a sus pasajeros que se detengan en el primer y último puesto nicaragüense en sus rutas a lo largo del Río San Juan”.

Igualmente, requerir a las personas que viajan por el caudal a portar un pasaporte o un documento de identidad; imponer un horario para la navegación de las embarcaciones; requerir a las embarcaciones costarricenses provistas de mástiles y torrecillas, enarbolar la bandera nicaragüense; y emitir certificados de zarpe para las embarcaciones costarricenses, entre otras regulaciones.

Mantienen amenaza de ONU

La Administración de San José, que ayer cerró su exposición en el inicio de la audiencia preliminar de la demanda interpuesta por ellos mismos, estableció que si La Haya no actúa conforme a los criterios esperados por Costa Rica, acudirán al Consejo de Seguridad de la ONU para buscar apoyo contra Nicaragua.

“El acudir al Consejo de Seguridad sería un excelente escenario, en caso, una vez falladas por parte del tribunal internacional las medidas cautelares y si Nicaragua se niega aplicarlas”, especuló la mandataria Laura Chinchilla.

“Nosotros hemos ido analizando escenarios en paralelo, pero ustedes comprenderán que no podemos adelantar las opciones con la precisión que ustedes (los periodistas) quisieran, hasta no agotar la instancia respectiva, nosotros confiamos que en este caso donde no es la política la que está expresándose, sino el derecho y la razón está de nuestro lado”, dijo Chinchilla, quien ordenó nuevas medida de seguridad en su frontera norte.

La línea bélica

Mientras Costa Rica discute leyes y diplomacia en La Haya, en San José activan apararos militares y armamentísticos de cara a una posible confrontación contra Managua.

Ayer, diversos ministros costarricenses, incluido el de seguridad, José María Tijerino, se reunieron para crear un plan de seguridad para resguardar los río Colorado, Sarapiquí y San Carlos, allende a la zona en litigio.

“Desde el inicio es una obra conjunta del Estado costarricense, estamos usando la tecnología que disfruta el país al servicio de la defensa de la soberanía”, declaró Tijerino, quien ha cobrado notoriedad por sus expresiones de bravuconería y ánimos belicistas.

Según la información desde la capital tica, la anunciada Policía Fronteriza que Costa Rica está creando a raíz del conflicto con Nicaragua, plantea el reclutamiento, entrenamiento y equipamiento con armas especiales a entre 2,000 y 3,000 costarricenses, de los cuales una parte --al menos 400-- ya entrena en la finca El Murciélago, en Guanacaste, zona norte del país.

Chinchilla anunció la creación definitiva de este cuerpo elite de la Policía, que de acuerdo con los planes, en marzo estaría listo en misión de patrullaje en la frontera el primer contingente debidamente entrenado y equipado.

Este jueves, 13 de enero, se oirá la respuesta de Nicaragua. Al finalizar estas primeras audiencias, la CIJ analizará los argumentos de cada una de las partes para decidir si ordena o no las medidas provisionales solicitadas por Costa Rica desde el pasado 18 de noviembre contra Nicaragua.

Las medidas cautelares solicitadas por Costa Rica son: el retiro de las tropas nicaragüenses de Isla Calero, la suspensión de la construcción del canal artificial, y garantías de que el dragado no afectará territorio costarricense.