•  |
  •  |
  • END

El país es afectado por una pequeña vaguada situada a lo largo del Mar Caribe, produciendo fuertes ráfagas de vientos que han alcanzado velocidades de entre 50 y 60 kilómetros por hora, en el occidente de Nicaragua. De nuevo, las mayores afectaciones se registran en las viviendas de los más pobres del país y varios lugares han quedado sin el servicio de electricidad.

En Managua, Marcio Baca, Director de Meteorología del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, Ineter, explicó que este fenómeno es normal en la temporada, pero se ha registrado un incremento notable en los vientos de todo el territorio nacional, que andan por el orden los 23 kilómetros por hora. En las regiones autónomas, este incremento ha sido de entre 27 y 30 kilómetros por hora.

No obstante, Defensa Civil ayer registró ráfagas de vientos de 50 a 60 kilómetros por hora en el departamento de León, así como fuerte oleaje en la zona costera de El Tránsito y Puerto Sandino, que alcanzaron una altura de hasta cinco metros.

El mayor Gustavo Ramos, jefe de la Defensa Civil en León, afirmó que hasta el momento no se reportan daños materiales ni humanos, producto de los fuertes vientos que azotan la localidad, pero se han presentado remolinos en varios sectores, que han provocado desprendimiento de techos, sobre todo en humildes viviendas fabricadas con cartones o que presentan debilidad en sus estructuras.

En Jinotega son evidentes los estragos que han ocasionado los vientos en ese departamento. Techos levantados, cables en el suelo, portones caídos, y rótulos a punto de irse al suelo, son las afectaciones que han dejado las potentes ráfagas de viento que desde este martes por la noche persisten en el
departamento esa localidad.

Particularmente en la comunidad de Sisle se reportaron cuatro familias afectadas, pues los techos de sus casas “volaron”, producto de los fuertes vientos, según informó Ángel Rivera, líder de dicha comunidad.

Justino Rodríguez, del barrio Linda Vista Sur, de Jinotega, dijo no haber dormido toda la noche del martes por temor a que el viento les despegara las podridas láminas de zinc que cubren su humilde vivienda.

En lo que respecta al resto de los municipios también se reportan afectaciones, como en el caso del municipio de Yalí, donde al menos se reportaron seis interrupciones de energía, ayer, sin ninguna explicación.

Hasta en San José de Cusmapa

Mientras tanto, en Madriz, los vientos botaron el techo de zinc de dos viviendas, en puntos altos del área urbana de San José de Cusmapa, y las autoridades del municipio estaban monitoreando la situación en las zonas rurales.

En Bluefields, desde hace cuatro días existen variaciones del tiempo con lluvias esporádicas y pequeñas rachas de viento, sin embargo, el capitán Ángel Fonseca Donaire, jefe de la Fuerza Naval del Caribe Sur, dijo que las condiciones son estables, no se han registrado incidentes y la navegación en alta mar se mantiene.

Por otro lado, las temperaturas mínimas a nivel nacional registran los 17 grados centígrados en las partes altas del territorio. En el Occidente, estas temperaturas han llegado hasta los 19.1 grados, el resto del país se ha mantenido entre los 20 y los 21 grados centígrados.


Con la colaboración de Leoncio Vanegas, Silvia González y Jesús Salgado.