Rafael Lara
  •  |
  •  |
  • END

Los hermanos Juan Pastor y Marco Antonio Pineda Rodríguez llegaron a la iglesia de la comunidad de Chilamate Kum, a casi 45 kilómetros del poblado de Siuna, en la profundidad, donde con lujo de violencia sacaron al pastor, lo golpearon y humillaron frente a sus feligreses, mientras blandían un revolver sobre su cabeza. Éste es sólo uno de los atropellos y no el más grave.

Habitantes afectados de la zona aseguran que los hermanos Pineda y su banda tienen en su haber al menos 13 asesinatos, y hasta hay una huesera donde queman a algunas de sus víctimas, pero hasta el momento sólo han sido acusados por cuatro de éstos crímenes, e increíblemente el juez local no mira elementos de convicción para procesarlos, y ya les dio libertad la primera vez.

Nuevamente, el 22 de agosto ambos elementos fueron capturados en un operativo especial de la Policía Nacional, luego que una comisión de afectados denunció el problema en Managua, pero ya liberaron a Juan Pastor Pineda, y consideran que lo más seguro es que el juez sacará al segundo.

El caso fue denunciado en el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, por los señores José del Carmen Moreno Lira, Daniel Chavaría, Francisco Javier, Filemón y Julio Emilio Castilblanco, quienes fueron a la Corte Suprema de Justicia e interpusieron una carta contra el juez local, Victorino Estrada, y contra el juez suplente, Pedro Pablo Suárez, señalados de supuestamente tener favoritismo con los acusados de diversos delitos: asesinato, abigeato, amenazas de muerte y hasta violación.

Los Pineda han sido acusados por la muerte de Pedro Pablo Casco, Juan Pablo Castro, Saúl Videa y Francisco Leonel Castilblanco.

La abogada Marjorie Rodríguez, del Cenidh, dijo que se comunicaron con el fiscal Raymundo Arróliga, que llevaba la acusación contra los hermanos, y este aseguró que había suficientes elementos para realizar el proceso judicial, pero el juez no lo vio así y soltó a uno de los acusados por múltiples delitos.

José del Carmen Moreno Lira exigió a las autoridades que se aplique justicia por la muerte de las víctimas de “Los Pineda”, y para eso que se tomen las medidas necesarias, ya que sienten que sus vidas corren peligro, por lo que han tenido que abandonar sus hogares.