Carlos Larios
  •  |
  •  |
  • END

Las autoridades académicas de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) manifestaron ayer su decepción por el bajo número de estudiantes de colegios públicos que lograron aprobar el examen de admisión de matemáticas para poder ingresar a una de las carreras que ofrece esta casa de estudios superiores.

Diego Muñoz, Secretario General de la UNI, afirmó que al menos esperaban que este año aprobaran un 10 por ciento de los 2 mil 283 bachilleres que la enfrentaron, pero el resultado final fue de seis por ciento, dos más que el año pasado.

Apenas 130 aspirantes consiguieron obtener una nota superior a los 60 puntos, de los cuales 72 provienen de colegios privados y 58 de centros públicos, lo que indica una deficiencia de la enseñanza pública, estima Muñoz, pero detalló que el mejor promedio alcanzado en esta materia lo obtuvo un estudiante del departamento de Sébaco que estuvo en un colegio estatal.

“Se ve que hay un poquito de más atención hacia los estudiantes, sobre todo quizás en los medios que tienen los profesores para impartir sus asignaturas, las condiciones de infraestructura, los medios didácticos que ellos tienen y sobre todo, la atención un poquito más personalizada para los estudiantes; también se debe a que los programas se desarrollan de una manera plena, ellos casi no pierden clases y en el sector público se pierden muchas clases”, consideró Muñoz.

Falta articulación de la enseñanza

La UNI puso a la disposición del alumnado, mil 600 cupos para las once carreras que ofrecen en los tres recintos ubicados en Managua y Juigalpa, Chontales. Todos fueron ocupados, pero quedaron fuera de esta oportunidad 683 alumnos.

Maestros y alumnos, en diferentes momentos, han manifestado su preocupación por lo que consideran un divorcio de las enseñanzas de la educación media con la superior, pero las autoridades educativas hasta la fecha no han logrado la tan ansiada articulación de las enseñanza.

“Nosotros vemos que la mayor falla de los estudiantes es cuando tratan de plantear los problemas, es decir cuando ellos deben razonar, analizar, simplificar y resolver los problemas, porque los mayores obstáculos se concentran en la geometría y en las cuestiones que conllevan trigonometría, funciones logarítmicas y exponenciales, y allí es donde ellos patinan”, aseveró el funcionario de la UNI.

Muñoz agregó que para elevar los índices de ingreso de estudiantes este año, han realizado previamente una prueba piloto de un examen sicológico para detectar las actitudes vocacionales de los aspirantes y en los próximos días harán un análisis de las exigencias que hace la casa de estudios para evaluar a los alumnos.