Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Bajo el argumento de una reestructuración organizativa general por falta de presupuesto, el procurador para la Defensa de los Derechos Humanos, Omar Cabezas, canceló este mes los contratos a 10 funcionarios de esa institución.

Una denuncia anónima enviada a EL NUEVO DIARIO, por supuestos ex funcionarios de esa dependencia estatal, señala que tras la ola de despidos, los ahora ex trabajadores temen que la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH) no les cancele las prestaciones sociales conforme el Código Laboral.

Cabe citar que la preocupación de los ex trabajadores se basa, según la denuncia, en los antecedentes del procurador Cabezas respecto de otros despedidos en 2006, a quienes les negó el pago de las prestaciones bajo argumento de “iliquidez financiera”, situación que llevó a los trabajadores despedidos a demandar por la vía laboral al funcionario defensor de los derechos humanos de los nicaragüenses.

De acuerdo con la denuncia, los despidos se notificaron desde el 11 de febrero, y para el 13 ya estaban fuera de la institución 10 funcionarios de distintas oficinas, incluyendo a Jorge Mendoza, quien se desempeñaba como director de Defensa y Promoción de Derechos Humanos.

Larga lista de corridos
Junto a él también fueron despedidos Silvio Jiménez, Sergio Ruiz, Javier Quinto, Camilo Zapata y otras cinco personas más cuyos nombres no fueron precisados.

EL NUEVO DIARIO intentó ubicar a Cabezas para conocer su versión sobre la denuncia, pero fuentes extraoficiales de la institución dijeron que el funcionario se encontraba en Cuba este fin de semana.

El anuncio de la reestructuración de la PDDH, se dio a conocer oficialmente mediante un campo pagado publicado en los diarios nacionales el 14 de febrero. Ahí Cabezas anunció “importantes ajustes reorganizativos a nivel central, en lo que era la tradicional Dirección de Defensa y Promoción”.