Lésber Quintero
  •   PEÑAS BLANCAS  |
  •  |
  •  |

Una   nueva medida que obliga a los conductores de trasporte de carga a recorrer nuestro territorio en tan solo  ocho horas, motivó  a los furgoneros  iniciar la tarde de ayer un paro indefinido en el complejo aduanero de Peñas Blancas.

Los huelguistas presionan así al gobierno de Nicaragua, para que desista de la nueva disposición, la cual es catalogada por los profesionales del volante como un práctica que atenta contra la seguridad de los nicaragüenses al obligarlos a conducir a altas velocidades para poder cumplir con la normativa.

El conductor  Alberto Solano, de nacionalidad costarricense, aseguró que al paro se van sumando todos los conductores de transporte de carga centroamericanos y a las seis de la tarde de ayer ya eran más de cien camioneros los que respaldaban la iniciativa.

Según Solano, el Administrador de aduanas de Peñas Blancas, Gustavo Sánchez, es  quien les ha orientado la entrada en vigencia de la nueva disposición, que consiste en reducirles el tiempo de recorrido de Frontera a Frontera.

En este sentido, desde la Frontera de Peñas Blancas al Guasaule,  se estableció que el tiempo de recorrido son ocho horas ininterrumpidas  y en la ruta de la Frontera de Peñas Blancas a la de El Espino, el tiempo fue reducido a doce horas cuando antes en ambas rutas era de 24 horas.

Un riesgo para todos
“Esta disposición pone en riegos nuestras vidas y las de los nicaragüenses, porque  si incumplimos con el tiempo, nos aplican multas que van desde los 50 dólares en adelante y para poder hacer el recorrido en el tiempo que ellos quieren,  nos están obligando a maniobrar a altas velocidades”, indicó.

Agregó que eso es un riesgo porque conducimos vehículos pesados que con carga   tienen un peso de hasta 40 toneladas y a altas velocidades,  en cualquier momento, puede suceder una tragedia, sobre todo ahora que existe mayor posibilidad de que uno se duerma en el volante al no poder ni descasar”.