•  |
  •  |
  • END

Los abusos del director General de Ingresos, DGI, Walter Porras Amador, con los recursos humanos y financieros de esa entidad, llegaron al punto de fundar un grupo musical llamado “Los Tigres del Ritmo”, por medio de los cuales cae en gracia a la pareja presidencial componiendo canciones y produciendo costosos vídeos en su honor, de acuerdo con información testimonial y documental en poder de EL NUEVO DIARIO.

El grupo fundado por Porras en febrero de 2007 es conformado por trabajadores de la DGI, y también por personas ajenas a la entidad que se dedican al canto urbano y ha servido para animar fiestas particulares del singular funcionario público y las de amigos del partido de gobierno, quienes han disfrutado de las pegajosas canciones que interpretan en diversos géneros los 16 integrantes de la singular banda musical.

Porras, un año después de haber llegado a la DGI, decidió armar un grupo musical que sirviera para hacer canciones y todo lo que fuera necesario para endulzar el oído de la pareja presidencial.

“Compró todos los equipos de sonido, micrófonos, guitarras y demás instrumentos musicales con fondos de la DGI y los hizo pasar como otras cosas, como por ejemplo: ‘otros rubros’ como reparación de aires, mantenimiento de edificio e instalaciones”, informó una fuente de la DGI, que pidió mantener anonimato por razones obvias.

Fue así que logró el primer paso para montar la banda y luego buscó a los talentos, es decir gente de la entidad que tuviese habilidades musicales con los instrumentos y con el canto, pero sobre todo deseos de cantar al presidente Daniel Ortega y a la secretaria de Comunicación, Rosario Murillo.

Hasta hizo casting de prueba

La fuente indicó que muchos eran los que querían ser parte de la banda, pues sabían lo que significaba estar bien con Porras, pero éste luego de seleccionar a los dirigentes de la banda, decidió ir viendo a los que en realidad merecían ser parte del grupo.

Una vez constituida la banda, comenzaron los arreglos musicales y ensayos, los cuales se han hecho desde que se inició el asunto, en el comedor o ranchón de la DGI en horas laborales. Las ausencias de los integrantes del grupo a sus labores se justifican con memorandos firmados por el gran manager de la orquesta, Walter Porras.

“Los miembros de ‘Los Tigres’ hacen eso y hasta van a presentaciones a otras entidades con autorización de Porras”, indicó la fuente.

Otras prerrogativas

“La situación es ventajosa para los músicos, porque hasta un bono de movilización de 1,500 córdobas les dan al mes, y andan de un lado para el otro, siempre complaciendo los gustos e intereses de Porras, sobre todo con actividades del partido y las fiestas de la DGI que se celebran el Club Motastepe, el primer viernes de cada mes”, informó la fuente.

Otra de las ventajas de los miembros de Los Tigres del Ritmo, es que tienen un “tigre móvil” que los transporta a cualquier sitio para otro de manera tal que el bono que les entregan por movilización no es más que un incentivo por formar parte del grupo.

Las canciones con consignas y loas

Los Tigres del Ritmo, de acuerdo con los discos y DVD a los que tuvimos acceso, tienen un total de 17 canciones e igual cantidad de vídeos. Las canciones son de todos los ritmos y gustos, pues lo que hacen sus creadores es cambiar la letra de las originales para encajar sobre la música nuevas composiciones, con consignas y alabanzas al presidente Ortega y a su esposa.

Es así que en el material se encuentran canciones como “El gallo ennavajado” y arreglos de canciones rancheras, entre ellas “No me sé rajar”, con letras dirigidas a exaltar la figura de Ortega y los logros de su administración. De igual forma, se incluyen canciones de “El Guadalupano”, interpretadas por Los Tigres y ritmos como Lambada, mambo y hasta canciones de rock de los años 70’s, como “Born On The Bayou”, de los Creyentes de agua clara.

Costosa producción

El DVD muestra un vídeo para cada una de las canciones, cuya producción está a cargo del equipo de prensa de la DGI, de acuerdo a los créditos que aparecen al inicio de las canciones que son presentadas con la imagen de un tigre.

Ahí se observa por dónde han andado los miembros del grupo musical, pues se ven en diversas partes del país y sus imágenes se van confundiendo e intercalando con las de las caravanas de autos y multitudes celebrando la pasada del presidente Ortega o con masivas concentraciones en la Plaza de La Fe.

En todos y cada uno los vídeos aparece en algún momento Porras al frente de marchistas, montado en camionetas arengando a simpatizantes, entregando carné de militancia en la DGI, saludando a la gente y hasta se muestra gritando “y seguimos de Frente con el Frente, viva el comandante Daniel Ortega Saavedra”. Después de realizado y editado, el clip es enviado a la Secretaría del partido de gobierno.