•  |
  •  |
  • END

Al menos 30,000 nicas están “amenazados” de perder su trabajo en Costa Rica, por el conflicto limítrofe del Río San Juan.

Aunque la “intimidación” ya se está extendiendo al resto de 270 mil trabajadores nicaragüenses que, de acuerdo con cifras extraoficiales, hay en el vecino país, según alertó ayer el sindicalista a cargo de los temas internacionales en la Central de Trabajadores “José Benito Escobar”, Miguel Ruiz.

Ruiz explicó que la mayoría de los trabajadores “intimidados” están vinculados a labores agrícolas y a servicios domésticos. Aunque también son afectados los que se desempeñan en el ramo de vigilancia y en el sector construcción.

“Nos han informado que son víctimas de xenofobia. Nos han indicado, por ejemplo, que sus empleadores viven amenazándolos con correrlos de sus trabajos por el conflicto del Río, les dicen ‘lacras’ (pues consideran que Costa Rica tiene la razón y ven como un usurpador a Nicaragua)”, expuso.

Los obreros “en realidad están temerosos y nerviosos. Están sufriendo, pues son presionados por el tema de una u otra manera. Upala (provincia de Alajuela) es un ejemplo de eso, allí tenemos información de que son maltratados y de que amenazan con despedirlos. Allí los viven amenazando con echarlos desde que se tiene el problema por el Río”, recalcó Ruiz.

Piden diálogo
El líder sindical adelantó, en ese contexto, que en está semana llegará a Managua la Confederación de Trabajadores Migrantes para exponer precisamente la situación descrita.

“Con ellos nos reuniremos y definiremos qué medidas tomar, pero nuestra posición desde un inicio ha sido que tanto Nicaragua como Costa Rica deben dialogar, sentarse y dialogar. También hemos dejado claro de que el Río San Juan es patrimonio de los nicaragüenses”, apuntó.

“Sin embargo, consideramos que el tema debería ventilarse entre los dos países no en La Haya, porque incluso, en ese diálogo bilateral, que inicialmente se tenía previsto, ha estado incluido el tema de la migración. La verdad es que el conflicto del Río está perjudicando a los trabajadores nicas, algunos sectores costarricenses se están excediendo”.

Aparte de lo anterior, “se está afectando la integración centroamericana. La región se está dividiendo, y eso la hace más frágil ante el mundo. Nos preguntamos, ¿por qué el SICA (Sistema de la Integración Centroamericana) no se pronuncia y no busca cómo contribuir a resolver el conflicto? ¿Por qué el Parlamento Centroamericano y la Corte Centroamericana no ayudan a resolverlo?”, puntualizó, tras resaltar su preocupación por el futuro de la región, especialmente en términos laborales.