•  |
  •  |
  • END

Delegaciones de Costa Rica y Nicaragua llegaron a México para tratar de encontrar una solución dialogada al conflicto que mantiene ácidamente enfrentadas a ambas naciones.

Ambas representaciones se presentaron por separado en la ciudad de Cuernavaca, en un evento de acercamiento coordinado por México y Guatemala.

Voceros de la Secretaría de Relaciones Exteriores mexicana dijeron a medios locales y a agencias de prensa, que la reunión era a “puerta cerrada” en un hotel de Cuernavaca, la capital del estado de Morelos, situada a unos 90 kilómetros al sur de Ciudad México.

Las delegaciones

La delegación de Costa Rica la encabeza Melvin Sáenz, embajador de ese país designado en Nicaragua.

La delegación nicaragüense está integrada por el representante permanente de Nicaragua ante la Organización de Estados Americanos, Denis Moncada Colindres; el asesor jurídico del Ministerio de Relaciones Exteriores, César Vega; el embajador de Nicaragua en México, Horacio Brenes, y el jefe de Asuntos Jurídicos del Ejército de Nicaragua, coronel Walter Molina.

Por parte de México estuvo al frente de la facilitación, la titular de Relaciones Exteriores, cancillera Patricia Espinosa, mientras que el canciller Haroldo Rodas representa a Guatemala.

Tanto Costa Rica como Nicaragua aceptaron el pasado 14 de diciembre la propuesta de facilitación para el diálogo de los gobiernos de Guatemala y México, realizada en el marco de la Cumbre de Jefes de Estado del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), realizada en Belice.

Ante el clamor de México por un diálogo que regrese la tranquilidad al vecindario centroamericano, Nicaragua y Costa Rica siguieron mostrando posturas frías y distantes.

En manos de la Providencia

En Managua, la primera dama y secretaria de Comunicación del gobierno, Rosario Murillo, cifró sus esperanzas de un diálogo en la figura de la divinidad católica y en la “voluntad” del presidente Daniel Ortega para hallar una salida a la crisis binacional.

“Sabemos (ante este encuentro) que nosotros siempre hemos favorecido e insistido en el diálogo entre nuestros gobiernos y pueblos, como la manera más civilizada, culta y correcta de encontrar las soluciones a estos desencuentros que hemos tenido”, dijo.

“Nosotros esperamos, nuestro Presidente así lo ha dicho, que de esas sesiones de trabajo que se realicen con los auspicios de México y Guatemala y otros países del ámbito latinoamericano y caribeño (…), se logre alcanzar la solución amistosa, la solución que sea producto de ese diálogo incondicional a la que Nicaragua ha optado desde el inicio”, expresó Murillo.

“Esperamos en Dios, en la Virgen Santísima, buenos resultados para los pueblos de Nicaragua y Costa Rica”, finalizó.

Costa Rica se cifra en La Haya

La delegación de San José fue más respetuosa y diplomática en sus declaraciones, en relación con posturas anteriores, aunque mantuvo su condición de no dialogar directamente con Managua mientras “la invasión persista” en la zona de Río San Juan, que ellos consideran territorio propio.

“Vamos a ir a escuchar un poco, la intención que tendríamos nosotros en esa actividad es que se forme un grupo de países amigos importantes que le pueda dar seguimiento a los que va ser el resultados de la Corte de La Haya, para que se cumplan sus disposiciones y que pueda contribuir con algunas ideas novedosas que nos permita encontrar puntos de coincidencias, que abra un espacio al diálogo y una solución al conflicto”, dijo el vicecanciller Carlos Roverssi a la prensa local.

“En la práctica, efectivamente, nosotros tal como hemos decidido, formalmente no nos vamos a sentar con Nicaragua hasta que las tropas del Ejército de Nicaragua estén fuera de territorio”, según el vicecanciller.

“A través de México y de Guatemala nos van a hacer algunas propuestas (los representantes nicas) que tendríamos que considerar, como le digo, nuestra consideración en el caso de Costa Rica, país invadido, es mucho más difícil”, reiteró.

Canciller tico inicia “lobby”

Lejos de México, en Europa, el canciller tico René Castro comenzó su “lobby” ante países del Viejo Continente en busca de apoyo para su país en el juicio que se libra en La Haya contra Managua.

Castro llegó a Londres, donde fue recibido en la Cancillería británica por Henry Bellingham, Ministro de Estado para las Naciones Unidas y los Conflictos, con quien trató su agenda sobre las implicaciones del conflicto con Nicaragua.

“El canciller Castro se refirió a las gestiones diplomáticas que viene realizando el país tendiente a lograr el retiro inmediato de las tropas nicaragüenses del territorio (que este país considera) costarricense”, informó la Cancillería tica mediante una nota de prensa.

 
México clama por diálogo directo
La cancillera de México, Patricia Espinosa, clamó por un diálogo franco que finalice en buen término la disputa que ha tensionado al área por el despliegue y anuncio tico de la creación de una fuerza militar que enfrente el Ejército de Nicaragua por la zona en disputa.

“Un diferendo entre hermanos centroamericanos que genera tensiones y polariza posiciones, nos lastima a todos”, expresó.

“México ofrece, con esta sede, su compromiso histórico con el derecho internacional y con la solución pacífica de las controversias, así como su convicción de que, por encima de las diferencias, deben prevalecer la voluntad de diálogo y los intereses comunes de una relación entre vecinos”, llamó la cancillera de México.