•  |
  •  |
  • END

“Ellos (los policías) son unos mentirosos, porque yo no he dicho que he asesinado a nadie, yo no asesiné a nadie, todo fue un accidente y le están diciendo mentiras aquí a los medios. La versión que yo les di es diferente de la que le están dando a los medios”, dijo en voz alta, frente a las autoridades de la Policía Nacional, el puertorriqueño Roque Jacinto Flores, de 60 años, quien es señalado de haber descuartizado a su esposa y de haber quemado los restos de ésta.

La Policía logró capturar a Flores a la una de la madrugada del pasado domingo cuando se encontraba en un casino de la capital. Éste tenía domicilio en los Estados Unidos de Norteamérica, en el estado de la Florida, 9065 Nort Wess, 147 Terrace, y estaba circulado por la Interpol, luego que el pasado 26 de mayo descuartizara a su esposa y se diera a la fuga.

El hombre estaba siendo buscado por el delito de homicidio en perjuicio de Marisol Casas de la Hoz, de 40 años, originaria de Barranquilla, Colombia, quien tenía nueve años de residir en EU. “Él aclaró que era Roque Jacinto Flores, que había cometido un delito en Miami, por lo cual nosotros procedimos a hacer las consultas correspondientes con Interpol y con la Embajada (Norte) americana, la que nos ha confirmado que este ciudadano es buscado por el delito de asesinato… él planteó que había problemas de violencia intrafamiliar entre ellos”, aseveró el comisionado Juan Alemán, segundo jefe de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ).

Usaba falsa identificación

Según las autoridades policiales, Jacinto Flores ingresó a Nicaragua el 28 de mayo de 2010 proveniente de Costa Rica, país donde ingresó procedente de EU el 27 de mayo del mismo año. El prófugo de la justicia recibía remesas familiares del exterior y gustaba ir a apostar a los casinos capitalinos.

Al momento de ser detenido, el puertorriqueño circulaba por la capital con una identificación que correspondía al nombre de Manuel Téllez Rodríguez. Las autoridades policiales indicaron que están realizando las coordinaciones correspondientes con la Dirección de Migración y Extranjería para deportarlo hacia Miami, y que allí enfrente el juicio por el delito de asesinato.