Lésber Quintero
  • |
  • |
  • END

Tres hermanos que se movilizaban hacia su vivienda en dos bicicletas, perdieron la vida la noche del domingo en el kilómetro 100 y medio de la carretera Rivas-Nandaime, al ser arrollados por una camioneta que venía detrás de ellos a exceso de velocidad, según versión de la Policía de Tránsito de esta ciudad.

El hecho, sin precedentes en la historia de Rivas, se dio a las 8:15 de la noche, y las víctimas fueron: Ramón Martín, José Luis y Juan de Dios, todos de apellido Ruiz Marín, y de 28, 21 y 23 años, respectivamente. Los jóvenes pertenecientes a una humilde familia de la comarca de Apompuá, del municipio de Potosí, donde los pobladores no podían creer lo sucedido.

El subcomisionado Roberto Gaitán, jefe de Tránsito de la Policía de Rivas, detalló que lo tres hermanos se movilizaban en dos bicicletas de norte a sur, y al transitar por el tramo de carretera sobre la entrada a Pueblo Nuevo y el municipio de Belén, fueron arrastrados por la camioneta verde KIA placas M–013650, que conducía el rivense Carlos Macario López, de 52 años, y quien se encuentra detenido.

Producto del impacto, fallecieron de manera inmediata Ramón Martín y José Luis, mientras que Juan de Dios murió en horas de la medianoche, cuando era trasladado del hospital de Rivas hacia el “Lenín Fonseca”, de Managua. Apenas logró llegar con vida hasta Nandaime.

En tanto, el conductor de la camioneta, tras impactar contra los tres hermanos, perdió el control del vehículo, invadió el carril contrario y se detuvo al colisionar con las llantas de una rastra.

Eran 15 hermanos

En la humilde vivienda donde fueron velados los tres hermanos, con dificultad se pudieron acomodar los tres féretros, y según doña Antonia Marín Delgado, de 50 años, madre de los infortunados, los restos de sus hijos serán sepultados este martes a las nueve de la mañana, en el cementerio de Potosí.

La adolorida madre dijo a EL NUEVO DIARIO que junto a don Ramón Ruiz Jiménez procreó quince hijos, “pero con este fatídico accidente me quedé con once, ya que hace unos 16 años se me murió una niña de seis meses de nacida”, expresó doña Antonia, quien destacó que entre su prole, José Luis era gemelo de José Ramón, quien se salvó del mortal accidente al decidir trasladarse hacia la casa antes que sus hermanos.