•  |
  •  |
  • END

La doctora que la ingresó a observación le explicó su situación: “Tiene una embarazo ectópico, pero debido a la ley que prohíbe la interrupción, debemos esperar a que el embrión muera”.

Éstas fueron las palabras que cayeron como agua fría sobre la periodista Leslie Briceño Chavarría, quien imprimió su experiencia en el trabajo “Yo, mujer y persona”, que obtuvo el primer lugar en la premiación del concurso nacional al periodismo “Conchita Palacios”, seguida del licenciado Adrián Uriarte Bermúdez , que elaboró un análisis sobre los medios de comunicación y el abordaje del tema del aborto terapéutico, donde consideró a EL NUEVO DIARIO como uno de los medios que ha tenido uno de los abordajes más profesionales y constantes sobre la temática.

“Mi intención fue contar mi historia y reflejar la inequidad de este sistema, y a la vez motivar a que las mujeres no nos quedemos calladas ante las violaciones de nuestros derechos. Entre éstos, la restitución del aborto terapéutico”, dijo Briceño.

Uriarte, por su parte, fue galardonado con el segundo puesto, ya que su trabajo presentaba mucha consistencia en sus valoraciones, y había proporcionado una radiografía del abordaje del tema del aborto terapéutico desde los medios de comunicación, según el especialista Guillermo Rothschuh Villanueva, uno de los miembros del jurado calificador.

“Se hizo un reconocimiento especial a EL NUEVO DIARIO, pero también al semanario Confidencial y a radio La Primerísimo, por ser medios que mantienen una política de puertas abiertas sobre el tema antes, durante y después de la penalización del aborto terapéutico, pero también se constató que otros medios después de ser peyorativos con las organizaciones feministas, ahora han experimentado cambios en el tratamiento del tema, con un enfoque más balanceado”, comentó Rothschuh.

END y su profesionalismo

“Mi intención fue retratar la voz de los periodistas que han tratado el tema a raíz de la penalización del aborto terapéutico en Nicaragua, al mismo tiempo reflejar la política informativa de los medios de comunicación. Por ejemplo, EL NUEVO DIARIO ha mantenido una política abierta, y ver el tema como un problema de salud pública, desde el punto de vista científico y con abordaje en los derechos humanos. Esto debería ser lo idóneo”, expresó.

Martha María Blandón, coordinadora de Ipass, consideró que para los trabajos recibidos para el concurso “Conchita Palacios”, que tiene el lema “Porque la vida de cada mujer cuenta”, demuestra que desde los medios estamos avanzando en el abordaje del tema del aborto terapéutico y en lo referente a los derechos de las mujeres.

“Recibimos cantidad de trabajos y se seleccionaron dos ganadores y una mención especial para Yáder Luna. El tema del aborto terapéutico no es una lucha en abstracto, no es una ideología ni medición de fuerza, entre los que están a favor y están en contra, sino que es una condición que pasan las mujeres y se las expone al enfrentar un embarazo de riesgo.