•  |
  •  |
  • END

Unos 12 mil taxistas siguen en pie de lucha para obtener sus contratos de concesiones ante directivos del Irtramma, asimismo, señalan que han tenido perjuicios por unos 50 millones de córdobas, como resultado de las multas ilegales.

Los problemas del gremio no acaban: a eso se le suma que una parte de los obreros del volante está queriendo saber qué pasó con los 250 mil dólares que entregaron para gestionar la adquisición de los Lada Kalina, que vienen a “renovar” los taxis de la capital.

Gerardo Matus, Presidente del Movimiento Unido de Transportistas Nicaragüenses, Mutranic, recalcó que tiene tres años de luchar por el contrato de concesiones que es un derecho adquirido y que les trae beneficios por 20 años, tiempo durante el cual no estarían renovando anualmente los permisos de operación. Esto les daría una garantía hipotecaria para obtener un financiamiento de reposición de unidades.

En cuanto a los cobros ilegales, señaló que uno de los que se aplica continuamente es el pago por hacer una transferencia de concesiones que sobrepasa los 750 córdobas.

Ante esto, el concejal liberal Leonel Teller señaló que “la Ley 524 (Ley de Transporte Terrestre) en el segundo párrafo del artículo 56, dice que la transferencia de concesiones no ocasiona nuevo cobro por el valor de la misma, por parte de las autoridades competentes”.

Teller expresó que la estrategia de las autoridades de Irtramma para realizar estos ilícitos es que se otorga un permiso de operación, no el contrato de concesión, y aquellos taxistas que por alguna razón no puedan seguir en el trabajo, quieren pasar ese beneficio a un colega o familiar, pero antes tienen que cancelar dos cobros ilegales, una pre aprobación que cuesta 200 córdobas, y luego otro denominado cambio de titular, que ronda los 500 córdobas.

En cuanto a las multas, Matus señaló que hay taxistas a los que se les ha cobrado hasta cuatro mil córdobas cuando el máximo que señala la ley es de 300, y el mínimo de 150 córdobas. “Hace siete años, la familia de taxistas estábamos en una situación de pobreza, ahora hemos pasando a la extrema pobreza, porque nosotros pagamos cobros ilegales, el director del Irtramma pasa por encima de la ley”, agregó Matus.

Dinero para los Lada Kalina no aparece

Las 500 unidades de Lada Kalina que vendrían a reforzar el servicio de taxis en la capital se encuentran aún en las instalaciones de Alba-transportes, pero el presidente de Mutranic señaló que hay taxistas que desembolsaron de 500 a 700 dólares para poder acceder a un carro, pero ahora no saben dónde está su dinero.

Otra de las injusticias que los taxistas denuncian es que sólo los dueños de buses cuentan con un subsidio para los combustibles, por lo que ellos quieren acceder al mismo tratamiento.