•  |
  •  |
  • END

En 2010, la manifestación sindical del Poder Judicial se hizo notar. Participó en la marcha de respaldo a los magistrados a quienes se les venció el período, hacia la Asamblea Nacional; realizó mitin político en la Corte en respaldo al doctor Rafael Solís; marchó hasta un hotel capitalino donde se realizaba un encuentro de magistrados en materia constitucional… en fin, fueron varias sus proezas.

El detalle es que todas las manifestaciones se hicieron en horas laborales, y la justificación fue la libertad sindical. Por eso, no es raro que uno de los hallazgos en el Diagnóstico Situacional del Capital Humano del Nivel Central del Poder Judicial, terminado en marzo de 2009, sea que “los dirigentes sindicales incumplen con su contrato de trabajo y horas laborales”.

Además, señala las “pugnas y discordias que existen entre los mismos”.

La solución que proponen en el estudio es la integración inmediata a sus puestos de trabajo, y que las reuniones y gestiones sindicales deberán ser planificadas por las tardes.

De igual manera, toda venta o exposición de productos debe ser fuera del horario laboral, con el objetivo de optimizar el tiempo y evitar la interrupción de labores, señala el estudio.

Dirigentes altaneros

La presidenta de la CSJ, magistrada Alba Luz Ramos, dijo al respecto que ya se está trabajando en este tema y se están realizando reuniones con los dirigentes sindicales, explicándoles que así como tienen un convenio colectivo con muchos beneficios, también deben poner de su parte cumpliendo con sus horarios de trabajo.

“Les hemos dicho que de acuerdo con el convenio colectivo, tienen horas establecidas para trabajos del fuero sindical y deben limitarse a eso”, expresó la doctora Ramos.

Según la magistrada, algunos dirigentes estaban tan desubicados que respondían con altanería a sus jefes inmediatos y no se presentaban a trabajar.

Esta información coincide con otro resultado del Diagnóstico, donde señalan con nombres y apellidos a 14 empleados que tienen problemas de indisciplina, entre éstos, los dirigentes sindicales Jazmil Echegoyen Vásquez, Secretario General del sindicato “8 de Noviembre”, de la Corte Suprema, y Carlos López Tinoco, Secretario General de la Federación de Trabajadores Judiciales de Nicaragua.

“La jefa de Jazmil Echegoyen decía: Doctora si ese hombre me regaña cuando le llamó la atención y hasta estaba poniendo condiciones para ir a trabajar”, dijo Ramos.

Hablan sindicatos

Para el sindicalista Carlos Tinoco, el Diagnóstico no se ha terminado. Aseguró que trabaja tiempo completo en sus labores funcionales y sindicales, porque atiende 16 departamentos.

“Trabajo tiempo completo porque es de 8 a 1 de la tarde. Vos parecés nueva, ¿que no sabés cómo trabajan los sindicatos aquí?”, expresó Tinoco.

El dirigente sindical también señaló que tiene puertas abiertas para reunirse con la magistrada Ramos y que ya han conversado sobre el tema.

Para Francisco Rocha, Secretario del Sindicato Plaza España, los resultados del Diagnóstico deben conversarse con magistrados de la Corte, porque en el convenio colectivo se establecen cerca de 160 horas para que el dirigente sindical pueda hacer gestiones para el gremio, y el problema es que en todas las áreas hay personas que abusan.

“No vienen a trabajar, hacen gestiones fuera de esas horas y (eso) debe ser revisado. Como dirigente sindical debemos dar el ejemplo”, dijo Rocha.

“Son un poco de vagos”

Al respecto, el magistrado Manuel Martínez dijo que los dirigentes sindicales “no trabajan y son supernumerarios. Aquí Tinoco anda de arriba para abajo en camionetas que le asignan. Un poco de vagos es lo que son. Eso es paternalismo a la vagancia que consiente el Poder Judicial, porque el sindicato es un brazo político del Frente Sandinista”.

Tinoco aseguró que el sindicato defiende los derechos de los trabajadores, no importando quién sea, y que el doctor Martínez habla porque engavetó el convenio colectivo por ocho meses. “No vamos a politizar el trabajo sindical”.

El magistrado Martínez agregó que siempre retó a los dirigentes sindicales a hacer una huelga, “pero ahora no hacen nada, porque el sindicato es un brazo político del Frente y nadie los toca”.

Según Tinoco, no hacen huelgas porque no hay motivo, pues la nueva presidenta se reúne con ellos y los toma en cuenta en temas importantes, como la discusión del presupuesto y las medidas de austeridad aprobadas, que no tocarán el cumplimento del convenio colectivo.

Aunque el doctor Martínez aseguró que lo que hace es mandarlos a callar bajo amenaza.

De acuerdo con Francisco Rocha, Secretario del Sindicato Plaza España, el tema de la indisciplina de los dirigentes sindicales se debe tratar en una reunión, porque una cosa es la labor sindical y otra es el abuso.